El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.19/Sep/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

¿Cuáles rasgos son dominantes?

14 de junio de 2015 00:00

Las características que predominan sobre las otras son, por ejemplo, el pelo crespo, la nariz aguileña, los labios gruesos, los vellos en el antebrazo, los hoyuelos en las mejillas, las pestañas largas y la cabellera abundante. La calvicie es recesiva. También hay variantes en la forma de las orejas, manos y pies. Los pies planos son recesivos. Otros rasgos dominantes son la piel, ojos  y cabellos oscuros porque tienen mayor cantidad de melanina, que es un pigmento marrón o negro que les da el color. Los ojos café son dominantes sobre los verdes, avellana y azules.

Un ejemplo:  si el papá tiene cabello negro, su gen será dominante, y si mamá tiene cabello rubio, su gen será recesivo. Casi seguramente su primer hijo tendrá el cabello negro. Sin embargo, cuantos más hijos tengan, más posibilidades de que uno herede el cabello rubio. En general, los colores no se mezclan. Es decir, que entre un persona de piel oscura y una de piel clara no nace un niño con piel de color “café con leche”.

Sin embargo, existen algunas excepciones a esta regla de la genética, una de ellas en los ojos. Se llama co-dominancia y significa que si ambos padres tienen genes dominantes, el niño hereda los dos colores. Por ejemplo, si uno los tiene ámbar y el otro azules,  el hijo podrá nacer con ojos verdes como resultado de la mezcla de colores. Lo mismo sucede con los tipos de sangre A y B: al encontrarse los genes de estos dos tipos, el niño podría nacer  con sangre tipo AB.

Pero casi siempre el aspecto general de las personas tiene cierta coherencia, porque como la melanina colorea tanto la piel, como los ojos y el cabellos, los genes que regulan esas características están relacionados. Por eso, una persona de piel oscura tendrá ojos y pelo oscuros.

Es todavía difícil ver, por ejemplo,  personas de piel morena con pelo rubio y ojos azules, aunque ahora, con la globalización y el mayor intercambio genético, los nuevos y variados rasgos humanos se hacen cada vez más comunes.

Contenido externo patrocinado