El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.25/Oct/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

El cálculo estelar sobre el que se basó la astrología estaba errado

Astrología: usted nunca fue del signo que creía ser

El cálculo estelar sobre el que se basó la astrología estaba errado
01 de septiembre de 2014 00:00

El cielo resultaba mágico e incomprensible para los hombres primitivos. Los movimientos de las estrellas, las fases de la Luna, los cometas y eclipses eran considerados obras de los dioses. Hace unos tres o cuatro mil años los sacerdotes de antiguas civilizaciones empezaron a estudiar el cielo; a cada astro lo identificaron con el nombre de un dios y les dieron  características humanas. Por ejemplo, a Venus, por ser la estrella más luminosa, se la asoció con la fecundidad y la belleza. A Marte, por su color rojo, se lo relacionó con la guerra.  
Mucho después descubrieron que en cada época del año las estrellas y los planetas estaban en la misma posición, y los agruparon en constelaciones con formas de animales o cosas que ellos conocían. Así nacieron los doce signos del zodíaco que más o menos se correspondían con los meses del año.

Los primeros astrólogos afirmaban que la posición y la fuerza que ejercían el Sol, la Luna y los planetas afectaban a las personas en el momento de su nacimiento, determinando su carácter y su destino. Por ejemplo una persona que nacía a finales de marzo tendría la influencia de la constelación del carnero o Aries,  signo regido por Marte, dios de la guerra. Por lo tanto esta persona debía ser agresiva e impulsiva.
Nació equivocada

Desde su inicio la astrología estuvo equivocada. El zodíaco se creó cuando se creía  que la Tierra era el centro del universo... y plana. Se conocían solamente la Luna, el Sol y cinco planetas. Pero hace apenas tres siglos, con la invención de los telescopios, se comenzaron a descubrir los restantes planetas del sistema solar: Urano, Neptuno y  Plutón. Los astrólogos modernos resolvieron el problema agregando estos planetas a las constelaciones de Acuario, Piscis y Escorpio. Entonces ¿fueron correctos los horóscopos anteriores a estos descubrimientos?

Peor aún, Plutón ya dejó de ser considerado un planeta por su pequeño tamaño. ¿Qué pasa con el signo Escorpio al que rige? Y otra reflexión. Según la astrología la fuerza gravitacional de los cuerpos celestes es la que influye en nuestro destino, pero resulta que algunas de las lunas de Júpiter y Saturno -Ganímedes, Titán, Io y Calisto- son más grandes que Plutón, entonces, ¿por qué nunca se han considerado su fuerza y su influencia? Pues sencillamente porque quienes inventaron la astrología ni siquiera las conocían. ¿Serán correctos los horóscopos que no consideran la fuerza de atracción de estas lunas?

Dalai Lama (izq.) y George W. Bush

Más preguntas sin respuestas

Lo cierto es que hoy sabemos que la fuerza que ejercen los planetas sobre las personas es mínima y por lo tanto no podría determinar nada de nuestro carácter o destino. Más influye la fuerza ejercida por la partera o el médico en el momento del nacimiento.

Aseguran también los astrólogos que tal como la fuerza de la luna produce el fenómeno de las mareas, también influye en las personas; pero eso no es cierto: la fuerza gravitacional solo es importante en masas grandes, en este caso entre los océanos y grandes lagos y la Luna.

Y hay más preguntas que no tienen una respuesta lógica: si todos los astrólogos utilizan la misma fuente -la alineación de los planetas- ¿por qué cada periódico, revista y página web del mundo y en todos los idiomas tiene horóscopos diferentes para las mismas personas? En uno le dirán que tendrá un día espléndido, en otro que mejor ni salga de su casa.

Según la astrología el signo bajo el que se nace determina aspectos clave de nuestra personalidad; por ejemplo, los de Aries serían unos excelentes guerreros. Pero si revisamos la historia vemos que Alejandro Magno era de Géminis, mientras que Napoleón y Bolívar eran de Leo. También se dice que los nacidos bajo el signo de Libra son creativos y tienen tendencia a las artes, pero otra vez la historia lo desmiente porque ni Da Vinci ni Miguel Ángel ni Beethoven fueron de este signo.

Hay miles de ejemplos que prueban que nacer un día determinado no determina la personalidad, pero valga este solo: el expresidente estadounidense George W. Bush, líder de la invasión a Irak, y el pacifista Dalai Lama nacieron en la misma fecha: un 6 de julio. Y ni hablar de la compatibilidad entre signos. Eso solo ameritaría otro artículo para demostrar que personajes históricos que se odiaron supuestamente eran de “signos compatibles”. (...continúa)

Contenido externo patrocinado