El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.27/Nov/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

Abducidos por extraterrestres

21 de septiembre de 2014 00:00

Los engaños no pueden durar para siempre porque el público termina descubriendo la verdad y reacciona con rechazo. Por esta razón las mentiras tienen que ser cada vez más elaboradas. Por ejemplo ‘La cuarta fase’ (The fourth kind), una película estrenada en 2009 que encantó a los ufólogos y a todos sus creyentes. Porque la cuarta fase se refiere al secuestro o abducción de personas por seres venidos de otros planetas.

Milla Jovovich, la actriz protagónica, da comienzo a la cinta asegurando: “Este filme es una dramatización de los acontecimientos que se produjeron entre el 1 y 9 de octubre de 2000” y que por esta razón se incluyen grabaciones originales de los hechos.

Ella interpreta a la sicóloga Abbey Tyler que vive en Nome, un pequeño pueblo de Alaska. Utilizando hipnosis descubre que varios de sus pacientes han sido secuestrados por extraterrestres y la propia doctora comienza a enloquecer.

Mientras transcurre la acción se muestran imágenes de presuntos documentales de la supuestamente verdadera sicóloga.  

Incluso en internet había una página web con la biografía de la doctora Tyler, pero la verdad es que ella jamás existió. La mujer que se muestra en el presunto documental también es actriz y su nombre es Charlotte Milchard. Hasta aparece en los créditos finales y basta con buscar su foto en página especializada en cine y compararla con la “sicóloga”.

Incluso se muestran grabaciones atribuidas a la Policía que también son ficticias. La prensa de Alaska ha protestado por las mentiras que se han dicho sobre los presuntos secuestros extraterrestres y el pueblo de Nome ha desmentido categóricamente que algo parecido haya sucedido alguna vez.

El filme ha recibido duras críticas y lo único que la pudo salvar del desastre en la taquilla fue la mentira, una y otra vez repetida, de que estaba basada en hechos reales. Terminó ganando unos $ 30 millones. Cuando vamos al cine sabemos que vamos a ver ficción. Por un par de horas nos desenchufamos de la realidad y nos metemos en otro mundo. Y cuando salimos volvemos al mundo real. No creemos que existan Batman, Godzilla o los X-Men y sin embargo podemos disfrutar de estas películas.

¿Por qué entonces mentir? Debe ser que cuando no existe calidad ni en el guión que cuenta la historia, ni en el director y los actores, todo vale para ganar dinero.

Contenido externo patrocinado