Medios aprietan para recuperar su credibilidad

- 14 de julio de 2018 - 00:00
Foto: Internet

Las empresas periodísticas establecen alianzas con firmas de internet y de redes sociales. El objetivo es redoblar los esfuerzos para identificar las noticias falsas e impulsar historias verdaderas y fuentes confiables. Sin embargo, los continuos ataques de personalidades políticas, como Donald Trump, hacen difícil esta tarea.

Luego de una ola de desinformación que incluso pudo haber alterado el resultado de la elección presidencial de Estados Unidos, los medios de comunicación más reconocidos contraatacan para recuperar su credibilidad y ayudar a filtrar las noticias falsas, las famosas “fake news”.

Los grandes medios, en muchos casos en alianzas con importantes empresas tecnológicas y de redes sociales, redoblan sus esfuerzos en la verificación de noticias para impulsar un periodismo apoyado en hechos concretos y constatables.

Pero esta tarea va cuesta arriba con los ataques del presidente Donald Trump y otras personalidades, que califican cualquier cosa que no les favorece como “fake news”, frase inglesa que significa “noticia falsificada”.

El rol del centinela
En los años recientes los medios con mayor reputación adquirieron el rol de “centinelas” de la información confiable. Esta tarea se acelera en el cambiante mundo de internet, cuando los rumores y la información falsa se vuelven virales, muchas veces con resultados trágicos.

En India, por ejemplo, un rumor, difundido por WhatsApp, de que 300 personas en el estado occidental de Guyarat merodeaban para secuestrar niños y luego venderlos causó enfrentamientos entre la población con víctimas mortales.

Las redes sociales “empeoraron mucho las cosas” porque “ofrecen un medio sencillo para que quienes no son periodistas puedan burlar a estos centinelas, y así cualquiera puede publicar cualquier cosa, sin importar lo parcializada o directamente falsa que pueda ser”, dice John Huxford, profesor de periodismo en la Universidad Estatal de Illinois.

Las firmas de internet, luego de cierta reticencia a definirse como “medios”, redoblaron sus esfuerzos para identificar noticias falsas e impulsar historias que vienen de fuentes confiables.

“Empresas tecnológicas, como Apple, Google, Snapchat, Twitter y, sobre todo, Facebook, han tomado para sí muchas de las funciones de los medios noticiosos, convirtiéndose en piezas clave en el mundo de las noticias, quieran o no”, se lee en un reporte de marzo de 2018 realizado por el Centro Tow para el Periodismo Digital, de la Universidad de Columbia.

Un reporte del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) también señala que las noticias falsas, más sensacionales e impactantes que las verdaderas, se extienden rápidamente por internet por la forma que las redes sociales priorizan la “viralidad”.

Estudiantes del Instituto de Internet de Oxford llegaron a conclusiones similares y resaltaron que en muchas plataformas online las noticias son “ordenadas según su relevancia por medio de complejos algoritmos que han sido codificados para clasificar, filtrar y enviar contenido de una forma que se maximice la implicación del usuario con esa información”, según un estudio.

Peligros para los periodistas

Los periodistas pueden enfrentar nuevos peligros en esta nueva situación, y en muchos casos son señalados y criticados por líderes políticos, incluso aunque traten de desmontar informaciones falsas.

En Brasil, las organizaciones de verificación de noticias Lupa y Aos Fatos, que se aliaron con Facebook para atacar las noticias falsas, enfrentan amenazas y acoso, y algunos grupos las acusan de estar ideológicamente parcializadas.

El Gobierno filipino revocó la licencia del sitio web Rappler, que realiza esfuerzos en el campo de la verificación de noticias, lo que no agradó a los seguidores del presidente Rodrigo Duterte.

En Estados Unidos la prensa goza de protección constitucional, pero algunas personas advierten que las consecuencias de los ataques de Trump ya se empiezan a ver.

Luego del tiroteo mortal en la sala de redacción de un periódico en Annapolis, Maryland, una reconocida periodista afirmó que la postura de Trump preparaba el terreno para la violencia contra los medios.

“Él dice que somos los enemigos del pueblo, nos acusa de antipatriotas, de no amar nuestro país... ¿Y todavía nos sorprendemos de que alguien tome un arma y nos mate?”, dijo Jennifer Rubin, columnista del Washington Post, en una entrevista con el canal HBO.

La verificación de información ha estado en auge en los años recientes, con unas 149 iniciativas de este tipo en 53 países, de acuerdo con el laboratorio de reporteros de la Universidad de Duke.

Sin embargo, la verificación de informaciones tiene sus límites y muchas personas seguirán creyendo en las noticias falsas cuando les convenga, a pesar de los esfuerzos que se hagan para desmontarlas y refutarlas, según los estudios. (I)

Estadísticas  
Necesidad de información
Cada minuto se realizan más de 3,5 millones de búsquedas en Google, se producen 900.000 accesos a Facebook y se envían 156 millones de emails. Esta necesidad de estar informados  provocó el auge de las conocidas “fake news”.

8 de cada 10 personas no saben distinguir una noticia real de una “fake news”, según estudios.

Nueva herramienta
Twitter optó por la transparencia y anunció que revelará quién está detrás de la publicidad política que publica. La herramienta se llamará “Transparency Center”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: