Ecuador, 20 de Mayo de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Punto de vista

Más sobre desarrollo y libertad

Más sobre desarrollo y libertad
20 de octubre de 2014 - 00:00

En una columna previa, el 16 de septiembre de 2014, escribí sobre la idea de desarrollo como expansión de libertades propuesta por el economista indio Amartya Sen. Un lector y buen amigo me hizo dos comentarios. El primero sobre si la noción de libertad de Sen se restringía a la ausencia de impedimentos externos y el segundo sobre cómo la desnutrición infantil inhibe la libertad. A continuación intentaré ampliar la explicación.

En primer lugar, la idea de libertad de Sen es una de libertades positivas, es decir, de la libertad de ser o hacer algo, antes que de libertades negativas en el sentido de ausencia de impedimentos externos, aunque ambas puedan estar interrelacionadas.

En segundo lugar, las personas, en especial los niños y niñas, que sufren desnutrición, ven afectada su libertad de estar bien nutridos. En este caso, la gente que la sufre no elige estar desnutrida, simplemente no tiene más opciones reales. Para mostrar la importancia de la libertad, Sen siempre recurre en sus libros al ejemplo de dos personas que pasan hambre. La una tiene recursos y pasa hambre por razones religiosas o políticas (por ejemplo, decide ayunar como lo hacía Gandhi por motivos políticos). Lo otra es pobre y pasa hambre, pues carece de recursos o de la asistencia social para alimentarse.

En términos de libertad, la primera persona puede elegir el no pasar hambre, esta opción está dentro de sus posibilidades efectivas, cuenta con los recursos para hacerlo. La segunda no tiene más opción que pasar hambre. Si pudiera elegir (en un escenario contrafactual), seguramente elegiría no pasar hambre. Por lo tanto, su libertad se ve mermada, ya que no dispone de oportunidades reales para elegir el tipo de vida que tendría razones de valorar. Esta segunda persona es pobre en tanto está privada de una libertad básica como es el estar bien alimentado o bien nutrido y no dispone de los recursos económicos para superarla.

En estos casos, por ejemplo, el Estado, a través de las políticas sociales, puede contribuir a expandir las libertades de las personas que sufren hambre o desnutrición. Asimismo, las políticas públicas pueden ampliar las libertades de evitar una muerte prematura, de sufrir enfermedades prevenibles, de estar libre de analfabetismo, entre otras muchas libertades básicas. Por otro lado, también la dinámica de la economía privada o de la solidaria puede ampliar la disponibilidad de oportunidades de empleo con una retribución adecuada y aportar a evitar la desnutrición o el hambre. Igualmente, la deliberación democrática puede hacer que los hacedores de política pública tomen acciones para enfrentar problemas sociales que, de otra manera, por la falta de poder y voz de las poblaciones que los sufren, no hubieran sido atendidos.

Las sociedades disponen de varias alternativas institucionales para enfrentar las problemáticas sociales y propender a expandir las libertades de la gente. Pero no es algo automático. Es también un problema político y de relaciones de poder.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media