El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.9/May/2021

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

Fausto Herrera: El déficit fiscal no debe preocupar

03 de diciembre de 2012 00:00

La tendencia desde 2007 ha sido la prioridad del gasto social en el Presupuesto General del Estado (PGE). Se dejó de lado la prioridad del pago de la deuda externa. ¿Esta priorización de gasto se mantendrá en el 2013?

El cambio de prioridad del gasto social que hace el Gobierno, es el ejemplo más claro del cambio de época y de la política económica que vivimos en el país. Si hacemos un comparativo, el porcentaje destinado al gasto social, será mayor de los egresos por pago de deuda pública (interés y capital), el mismo que lo estamos financiando. En los próximos cinco años mantendremos la tendencia, de ser reelecto el Presidente Rafael Correa.

¿Cuáles son los resultados alcanzados con esta política fiscal?

Tenemos una tasa mayor de matriculación escolar, y en relación a América Latina ha crecido la matriculación de pobres en las universidades, así lo revelan datos de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), existe también mayor cobertura en salud. Uno de los grandes logros del Gobierno es la inclusión de la gente con discapacidad que antes era olvidada. Ahí está reflejado el gasto social del Régimen: en educación, salud y protección social.

¿Cuál es esa diferencia porcentual de inversión entre el 2006 y 2012?

En 2006 el gasto social era de 2.976 millones de dólares y en 2012 es de 8.688 millones de dólares, que significa un tercio del PGE. Esta política se va a profundizar y radicalizar en beneficio de la población.

¿En qué consiste la radicalización de la propuesta gubernamental?

En un principio teníamos la llamada trampa fiscal o falta de recursos, pero no es el único problema en el presupuesto, sino la mejora en la gestión en los sectores donde se invierten los recursos como salud y educación. En estos sectores hemos avanzado bastante, pero aún requieren de mayor atención. Para estos y otros servicios gubernamentales que debemos aplicar en el país, requerimos avanzar con el modelo de distritalización y zonificación. Por ejemplo, en salud tenemos diferentes tipos de hospitales, los que podrán brindar una atención básica, y otros más especializada hasta llegar a un hospital que atiendan casos más complicadas de la medicina.

En los últimos años existió déficit fiscal en cada una de las proformas ¿Cómo está ese comportamiento del PGE, dónde es mayor los gastos que los ingresos?

El déficit presupuestario es la diferencia negativa entre ingresos y gastos del presupuesto. Nuestra política se basa en una fuerte inversión pública: infraestructura, logística y energía. El gasto de capital está en un tercio, alrededor de 7 mil millones de dólares. No es que el déficit sea malo percé, ese es un simplismo económico.

Los gobiernos pueden tener déficit, pero lo importante es saber para que se utiliza ese gasto. En nuestro caso lo estamos invirtiendo para revertir la matriz energética, eso produce un efecto macroeconómico tanto en las finanzas públicas como en las cuentas externas ecuatorianas.

Por la importación de energía desde Colombia, antes de 2006, el país invertía alrededor de 300 millones de dólares, pero con la incorporación de las nuevas hidroeléctricas poco a poco vamos a dejar de consumir esa energía y derivados importados, provocando que las finanzas públicas se fortalezcan y podamos hacer frente al desequilibrio fiscal.

La segunda es un cambio total de la infraestructura del país, estamos construyendo carreteras, aeropuertos, infraestructura logística. Este es el satanizado gasto público. Puntualizo, como gobierno no queremos la inversión fácil sino inversión de conocimiento, de industrias que contraten a ecuatorianos. Una industria generadora de mano de obra calificada y para eso trabajamos en varios frentes: logístico y talento humano. Tenemos un gran programa de becas para que los profesionales que vayan a capacitarse en el exterior y tengan suficiente acogida entre las empresas que quieren invertir en el Ecuador.

¿En cuanto está calculado el déficit para el 2012, que regirá también hasta septiembre de 2013?

El déficit no es necesariamente falta de recursos. El Presupuesto General del Estado 2012 está perfectamente financiado, es decir, no le hace falta recursos. En este entorno, el indicador conocido como déficit es, dado el marco legal ecuatoriano, la parte de la inversión pública que se lleva adelante con financiamiento.

El déficit global del sector público no financiero de este año, como porcentaje del producto interno bruto (PIB) es del 4,5%. Es un porcentaje que no es ni malo ni bueno, se debe definir qué estamos financiando, en este caso son proyectos de alta rentabilidad, entre el 20% o 22%, como las hidroeléctricas. Esto se llama la intertemporalidad de las finanzas públicas porque se invierte en proyectos que generan retorno en el futuro. Con ello se podrá pagar ese hueco del sector financiero existente en estos años.

¿Con estos cambios en la distribución del PGE, que se espera tener en un futuro?

Desde 2016 esperamos un gran impacto macro fiscal por el ingreso de 8 centrales hidroeléctricas. Países de la región como Chile y Brasil están interesados en comprar la energía ecuatoriana, con eso pasaríamos a ser exportadores netos de energía.

¿Entonces en el corto plazo, no hay la meta fiscal de generar un superávit?

Mientras existan proyectos productivos y beneficiosos para el país en el futuro, el déficit para nosotros no será malo, siempre que haya requerimientos. El objetivo ahora es mejorar nuestras fuentes de financiamiento.

¿Cómo se financia ahora ese déficit presupuestario?

Con deuda pública interna y externa. En este punto, el mayor financiamiento proviene de China y lo demás son colocaciones de bonos internos que nos compran varias instituciones del país.

¿Los organismos internacionales qué lugar ocupan ahora?

Los tomamos como proyectos recurrentes, realmente nos financian alrededor de 600 a 800 millones de dólares anuales, pero nosotros también pagamos alrededor de 500 a 600 millones de dólares. Entonces mantenemos un equilibrio.

¿Por qué se emplea ese mecanismo?

Tenemos el pago de las deudas anteriores con esos organismos. Nos desembolsan para hacer nuevos proyectos y nosotros amortizamos los proyectos viejos, entonces los saldos de los multilaterales se mantienen constantes en el tiempo.

¿En qué porcentaje el petróleo sigue sosteniendo el PGE?

Sería ingenuo el no explotar el petróleo y no utilizar la riqueza petrolera que tenemos en el país. Es importante definircómo vamos utilizar esa riqueza petrolera. Tenemos una regla fiscal que nos indica: todo ingreso permanente financia un gasto permanente. El ingreso petrolero es un ingreso no permanente y lo único financiable son gastos no permanentes como los de capital. Aproximadamente los ingresos petroleros, se ubican en un quinto o sexto lugar del presupuesto, representan el 20%.

Lo importante aquí es mejorar y optimizar esos ingresos petroleros que se invierten en obra pública, gasto de capital y también mantener y mejorar la producción petrolera en las compañías públicas. Esperamos tener el próximo año tener un crecimiento de 10% en la producción de los campos operativos, lo cual permitirá tener más ingresos petroleros.

¿Si nos encaminamos por una nueva matriz energética, esto va a superar al financiamiento que brinda el petróleo?

Tenemos una gran contradicción. Somos un país petrolero, pero importamos derivados de petróleo. La política energética busca superar esa situación, lo cual mejorará la economía del país, para dejar de ser importadores de derivados.

¿Cómo se identifican los ingresos permanentes y no permanentes?

El ingreso permanente es el que usted puede seguir cobrando en el tiempo, independientemente del ciclo económico; y el no permanente como el petróleo es porque en un momento lo dejará de percibir al ser un bien no renovable. Si pusiera ese ingreso petrolero para pagar salarios, por ejemplo, los empleados van a seguir cobrando sus sueldos, pero de terminarse este recurso no existiría el ingreso para pagarles. El país se puede ajustar a un shock cíclico con financiamiento, a un shock permanente no podría ajustarse, para eso de haría una reforma estructural.

¿Si el petróleo significa solo el 20% de los ingresos del país, entonces el cobro de tributos es lo más importante para financiar el presupuesto?

En todo el mundo los presupuestos se financian con tributos para pagar salarios y gastos permanentes. Los gobiernos cuando no tienen recursos para financiar esos rubros se financian, esa es la lógica mundial. No podemos cambiar la lógica de repartición. Cuando existen problemas en el ciclo económico tenemos que aplicar la política anticíclica, para reactivar la economía.

Te recomendamos

Las más leídas