VOCES

El manejo estratégico del renminbi como moneda internacional

- 21 de abril de 2014 - 00:00
Juan Fernando Terán, académico de la U. Andina Simón Bolívar.

VOCES

¿Qué pretende China con los acuerdos para utilizar el renminbi (RMB) en las transferencias financieras y comerciales desde Frankfurt y Londres? La respuesta parecería obvia pues... ¡a quién no le gustaría comerciar internacionalmente con su propia moneda!

 

Sin duda, la existencia de acuerdos de permuta monetaria facilitará las acciones empresariales entre el Reino Unido, Alemania y China. No obstante, los acuerdos no obedecen a propósitos privados a corto plazo.

 

En el capitalismo occidental, el predominio comercial de un país condujo a imponer su moneda en las transacciones internacionales. Así sucedió con el Reino Unido en el siglo XIX y con Estados Unidos en el siglo XX. Entre quienes abrazan la visión realista de las relaciones internacionales, se suele asumir que esa historia se repetirá. Tarde o temprano, dicen, los agentes económicos buscarán reducir sus costos de transacción utilizando el RMB. El predominio comercial chino conducirá a la hegemonía monetaria china. Todo esto suena plausible pero no lo es. Si la mera facilitación de los negocios inspirase a las acciones chinas, entonces el dólar tendría los días contados pues la potencia emergente ya es el mayor exportador e importador del mundo desde 2013. Y este desfase entre lo comercial y lo monetario no logra ser entendido por la visión realista.

 

Desde 1997, los países occidentales han intentado que China asuma mayores responsabilidades monetarias internacionales. Aunque aquel país ignoró esas ‘invitaciones’, su política sí ha experimentado cambios emanados desde sus propios intereses. Desde el 2005, se aprecia una estrategia más decidida para internacionalizar al RMB. Así, por ejemplo, se alcanzaron acuerdos similares con Rusia, Indonesia y Brasil. También, en febrero pasado, se anunció que las empresas de la zona de libre comercio de Shanghái podrían realizar operaciones ultramarinas de endeudamiento en RMB. Estos pasos ocurren en un contexto extraño: más del 80% del comercio internacional chino procede todavía utilizando el dólar. Esta aparente paradoja, empero, sí tiene sentido.

 

20-04-14-yuansimbolo

 

Las recientes decisiones sobre la compensación internacional del RMB están relacionadas con las presiones para la liberalización de las tasas de interés, para la creación de un seguro de depósitos y para la libre movilidad de capitales hacia adentro y fuera de China. Aunque la filosofía económica china está admitiendo paulatinamente estos rasgos de la internacionalización, sus acciones pragmáticas no emergen buscando solo satisfacer los parámetros restringidos de la visión comercial.

 

Como destaca un estudio de Yin-Wong Cheung, profesor de la universidad de la ciudad de Hong Kong, la plena internacionalización del RMB está subordinada a consideraciones de economía política. Dado que la internacionalización de una moneda suele estar acompañada por presiones externas a las instituciones domésticas, la ampliación de la eficiencia del sistema financiero chino es un prerrequisito para una mayor expansión internacional de su moneda. Lograr este objetivo presupone, a su vez, resolver disputas entre funcionarios, burócratas y empresarios chinos.

 

Desde hace décadas, las reformas han sido efectuadas manteniendo la hegemonía del Partido Comunista en el procesamiento adecuado de los desequilibrios de intereses entre aquellos sectores.

 

La estabilidad del régimen político ha sido y es la prioridad. Por eso, China no tiene apuros por posicionar al RMB como la principal moneda de reserva internacional.

 

El desafío al dólar no es numérico sino simbólico. Aunque más del 80% de las transacciones internacionales seguirán utilizando a la moneda estadounidense a corto plazo, las facilidades creadas en Londres y Frankfurt reflejan la táctica de ‘cruzar el río sintiendo cada piedra bajo los pies’.China construye su hegemonía internacional dejándole al dólar, al menos en los años por venir, el peso de seguir cargando con las externalidades financieras del capitalismo global.

 

Juan Fernando Terán tiene una maestría en Sociología Política por el Instituto José María Luis Mora (México). Es profesor de posgrado en Políticas Económicas Aplicadas en América Latina, Planificación para el Desarrollo y Economía Política del Cambio Climático en la Universidad Andina Simón Bolívar.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP