El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.18/May/2021

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

Gabriel Solá dejó la natación para practicar remo

El guayaquileño esperó 13 días para recibir la notificación de su clasificación a Río 2016. Realizó la mayor parte de su preparación en el estero Salado.
06 de agosto de 2016 00:00

El guayaquileño Gabriel Solá, de 24 años, se convirtió en el primer ecuatoriano que se clasificó a unos Juegos Olímpicos en la disciplina de remo. Su cupo lo obtuvo de forma directa tras ubicarse en el séptimo lugar del Campeonato Preolímpico de Carauma (Chile).

“A los Juegos de Río solo clasificaban los seis primeros países y existía un cupo por país. Algunos habían clasificado dos botes, en singles y dobles, entonces yo subí. Brasil escogió el doble par y quedó el cupo en singles que lo cogió Venezuela. Después subió Chile, eligió el doble par y entonces ahí subió Ecuador”, explicó Solá.

En el país araucano el remero de Guayaquil compitió con deportistas de 24 países. En la prueba final cruzó la meta en 7 minutos, 19 segundos y 46 décimas; lo hizo detrás del remero venezolano Vincent Monasterios (07:17.93).

La noticia de la clasificación la recibió 13 días después de su participación en el preolímpico de Chile, tras la comunicación oficial emitida por la Internacional de Remo (FISA), por sus siglas en inglés). Para Paolo Salavarría, titular de la Federación Ecuatoriana de Remo (FER) la participación de Solá, será un hecho histórica para el Ecuador. “Gabriel (Solá) se clasificó a Río de Janeiro tras 70 años de historia de este deporte en el Ecuador”.

Solá no siempre practicó el remo. Hasta los 17 años -por influencia de su padre- fue nadador, pero ante la falta de resultados decidió entrenar la disciplina que le apasionaba: el remo. “La natación llegó a un punto en que me aburría y se me hizo rutinaria, pero con el remo me conecté inmediatamente, me inquietó el sonido que emitía el bote al tener contacto con el agua y la naturaleza”.

José Manuel Ante, presidente de la Asociación de Remo del Guayas recuerda que fue él quien lo llevó a Durán para que realice sus primeras prácticas y que desde ese momento tuvo las condiciones para destacar.

En 2009 participó en los Juegos Bolivarianos y se quedó en el tercer puesto de la modalidad ocho con timonel. En 2013 fue cuarto con doble par y un año después se ubicó segundo de singles en los Juegos Bolivarianos de Playa en Perú.

En su trayectoria deportiva también registra participaciones en el Campeonato Mundial Coastal 2015 en Chorrillos (Perú), en un Sudamericano de Uruguay, en el Interclubes en Chile y en el Festival Panamericano de México, que fue clasificatorio a los Juegos Panamericanos de Toronto.

Solá, integrante del Plan de Alto Rendimiento del Ministerio del Deporte Ecuatoriano, recuerda que antes de asistir al Torneo Preolímpico de Chile se concentró por 22 días en Ibarra; junto a su entrenador cubano Ulises Léndez.

Partirá desde las 07:10 de hoy, en el heat 5, junto a Arturo Rivarola (Paraguay), Rhys Grant (Australia), Ondrej Synek (República Checa) y Sid Ali Boudina (Argelia). Las pruebas se desarrollarán en el Estadio de Lagoa. (I)

El especialista

José Manuel Ante, presidente de la Asociación de Remo del Guayas y entrenador

Es el mejor remero en la historia  del Ecuador

Gabriel Solá viene de una familia de tradición remera. A los 17 años llegó a Durán para entrenar con nosotros en la Asociación de Remo del Guayas y se convirtió, gracias a su clasificación a los Juegos Olímpicos, en el mejor remero en toda la historia del Ecuador.

Cuando se lo presenté a mi hermano le dije que le traía un buen elemento para singles, alguien que amaba la disciplina y que venía de una familia que ha dedicado su vida al remo. Finalmente no me equivoqué, incluso lo pongo como ejemplo cuando trabajo con mis alumnos.

Desde el primer día de entrenamiento demostró que tenía todas las condiciones para destacar a escala internacional, tanto así que hoy estará junto a los mejores del mundo.

Durante todo el ciclo olímpico demostró que tiene la fuerza y la inteligencia mental para poder destacar. Todo eso le sirvió para que sea incluido en el Plan de Alto Rendimiento, desde los Juegos Bolivarianos, al inicio del ciclo olímpico.

Una de las virtudes de Gabriel es sin duda su dedicación a la hora de entrenar, sin importar las condiciones ni la hora. Su disciplina ha sido fundamental para lograr su clasificación a Río.

Ha demostrado que con tenacidad y empeño puede lograr grandes cosas. Otro punto que se destaca en él es su humildad a pesar de los logros cosechados. Siempre se lo ve sonriendo y trabajando con mucha actitud.

La preparación que efectuó junto a Ulises Léndez, su entrenador, en Ibarra, le ayudó mucho en su parte física, y por consiguiente en bajar su tiempo (de siete a seis segundos), por lo que considero que podría clasificar a las semifinales.

Su peso y altura, son ideales para tomar ventaja en su heat, especialmente la fuerza que tiene en sus brazos, lo que es fundamental al momento de competir. Lo que debe hacer para sacar un resultado positivo en la primera prueba es estar concentrado desde el inicio, si lo logra podrá seguir avanzando.

Más allá del lugar que ocupe Gabriel en los Juegos Olímpicos, representar al país es todo un logro y un estímulo para que los jóvenes que vienen detrás de él se esfuercen para también clasificar. Su ejemplo ayuda a que los más pequeños sigan trabajando con esfuerzo porque ven que un remero ecuatoriano sí puede llegar a unos Juegos Olímpicos; sin duda en pocos años tendremos una camada de remeros peleando a nivel internacional.

Con 24 años, Gabriel tiene un futuro prometedor en el remo mundial. Su mentalidad ganadora, que se apoya en su disciplina y fortaleza, le permitirán seguir cosechando triunfos para el país. Para los próximos JJ.OO. llegará con más madurez y con su técnica mejorada. (O)

Te recomendamos

Las más leídas