Universitaria salió a un cajero automático y no volvió más

- 31 de marzo de 2014 - 00:00
Los padres de la joven asistieron a un plantón de la Asociación de Familiares de Desaparecidos (Asfadec), el pasado miércoles, en Quito. Foto: Marco Salgado | El Telégrafo

Eran las 15:30  del 28 de enero de 2014 cuando Angie Marianela Carrillo le dijo a su madre Yadira  Labanda que no tardaría en regresar a casa porque solo se dirigiría al cajero de una agencia bancaria de Riobamba,  provincia de Chimborazo, donde residía. Pero desde entonces no ha vuelto a casa.

Desde ese momento, sus padres, Romaneli Carrillo y Yadira Labanda, no han dejado de efectuar gestiones en Riobamba y Quito  con la finalidad  de hallar a su hija.

Durante estos dos meses,  la Policía ha recopilado los videos registrados del   retiro bancario, el teléfono celular y el computador de la joven. Agentes de Criminalística  analizan estas evidencias a fin de que los guíe a alguna pista para la localización de Angie.

En Lago Agrio, provincia de Sucumbíos, donde habitaba con su padre, concluyó sus estudios secundarios en el colegio particular Amazonas y se ganó la distición de abanderada.   Para empezar sus estudios universitarios se mudó el año pasado a  Riobamba, donde residía con su progenitora, Yadira Labanda. Angie, de 19 años, cursaba el primer año de  Medicina en la Escuela Politécnica del

Chimborazo (Espoch). 

Incongruencias

En el caso hay algunas situaciones por investigar y resolver, afirma Romaneli Carrillo. Por ejemplo, Angie  desaparece en Riobamba, pero   los registros  de llamadas telefónicas    evidencian  que se comunicó desde el colegio Albert Einstein de Quito, ubicado en el sector de Carcelén, al día siguiente del hecho (29 de enero), dijo.

Para despejar las incógnitas, el hombre entregó a las autoridades policiales el celular y la computadora portátil de su hija para la  respectiva indagación. Pero  aún no hay resultados”, comentó Carrillo.  

Dos veces a la semana viaja a la capital para informarse sobre el resultado de las indagaciones en torno a la localización de sus hija.

Último mensaje en Facebook

Angie escribió un último mensaje en la red social Facebook, antes de salir, por última vez, de su hogar.
 Yadira Labanda recuerda   que el 28 de enero, antes de salir para el banco a retirar la cantidad de $ 20, su hija  escribió en el perfil de Facebook: “Es hora de comer chocolates”.

Dentro de las investigaciones, los agentes han interrogado a su círculo de  amigos y a un exenamorado, pero  ninguno  ha brindado información útil, dijo Labanda. 

Las sospechas de la angustiada madre recaen sobre el exnovio de su hija. La mujer piensa que él podría conocer el  paradero de Angie  porque estaba obsesionado con  ella, y mucho más cuando se rompió la relación. 

Problemas con exnovio

Bryan V, de 19 años, oriundo de Lago Agrio, estudiante de Arquitectura en la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE) de Quito, mantuvo por varios meses una relación amorosa con la joven desaparecida.  
Según la progenitora de la muchacha, Bryan insistía en volver con su hija, pero ella se negaba.
 
Las llamadas telefónicas eran constantes y a toda hora. “ Si Angie no respondía, procedía a llamar a los demás miembros de la familia para saber dónde estaba”, indicó.   
Recientemente compañeros de Angie le revelaron un incidente que ocurrió el 5 de diciembre de 2013, cuando su hija salió electa Señorita Novato en la universidad.     

Ese día, dijo, Bryan   se  comportó agresivo con sus compañeros. Por esa razón, Angie y sus amigas tomaron  un taxi y se trasladaron a una de las casas de las chicas. El joven las siguió en otro vehículo.

“Cuando  ingresaba  al condominio,  Bryan    agarró violentamente  a Angie, la subió en sus hombros, y  ella empezó a gritar desesperadamente que la soltara. El  guardia del sitio tuvo que intervenir”, mencionó.  

“Como si Angie fuera de su propiedad, Bryan gritaba que era suya y generó un escándalo en la vecindad”, indicó Labanda.

Todos estos detalles constan en los expedientes levantados para indagar  el paradero de la joven. El fiscal de Riobamba, Diego Verdesoto, está encargado de la indagación, por lo que esperan que pronto haya noticias, señalaron los afectados padres.

Carrillo y Labanda viajan periódicamente a Quito para participar en los plantones de las asociaciones de desaparecidos y exigir justicia.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP