600 llamadas de auxilio por violencia intrafamiliar se han registrado durante la pandemia

04 de septiembre 18:47

El confinamiento, la falta de empleo y la ansiedad son factores que detonaron la violencia en algunos hogares del país. Los casos de agresión intrafamiliar fueron los más recurrentes. Por ejemplo, en la Defensoría Pública durante la emergencia sanitaria alcanzaron el 31.8% de atenciones, el porcentaje más alto, con 3.192 causas, de un total de 10.032, en diferentes materias, a escala nacional.

Para Ángel Torres, defensor público, las cifras podrían superar esta cantidad pero muchas veces las víctimas no denunciaron. “Al estar encerradas, las víctimas no pueden acceder al teléfono, su agresor está en la misma casa, y no tienen posibilidad de alertar.”

Algo que coincide Alexandra Jaramillo, coordinadora del proyecto Warmi Pichincha, quien señaló que las víctimas de agresión estuvieron en total indefensión, “en muchos casos no acceden al teléfono porque sus agresores les controlan todo.” Por esta razón, hace cinco meses crearon una línea de emergencia, que a través de un código, la víctima reporta su situación. “La ayuda es inmediata porque entendemos que su vida depende de segundos.”

Llamando al número 0987427448, la víctima de violencia solicitará una canasta y cuando le pregunten el color, responderá “roja”. En ese momento, el protocolo se activa y a través de una coordinación con el 911 se localiza la llamada. “Esas son las palabras de emergencia que nos alerta para actuar.

Según las cifras del proyecto Warmi Pichincha, de enero a agosto de este 2020, se produjeron 63 femicidios. De los cuales, 44 se registraron durante la pandemia. La línea de emergencia ha brindado ayuda a 600 mujeres desde marzo hasta la actualidad.

Para la psicóloga María Fernanda Noguera: “la víctima no se debe quedar callada, debe manifestar su malestar. Si la otra persona no expresa su negativa ante la situación, está creando un reforzamiento negativo, es decir inconscientemente está aprobando la conducta del otro.”

Señala también que la alerta se debe dar a tiempo porque la violencia es progresiva. “El patrón predominante: el victimario siempre se somete ante el agresor”, indicó la especialista.

La línea de auxilio “Canasta Roja” atiende de manera ininterrumpida 24 horas al día, los 7 días de la semana. Y se ha mantenido activa durante toda la emergencia sanitaria del covid-19. (I)