Un general guayaquileño maneja la Policía en la ciudad por primera vez

- 17 de enero de 2020 - 00:00
El relevo de mando entre los generales Víctor Aráus y Ramiro Ortega se realizó este jueves 16 de enero de 2020 en el Cuartel Modelo.
Foto: José Morán / El Telégrafo

Víctor Aráus, con 35 años en la institución, indicó que entre sus estrategias de trabajo está el control de las cárceles, fortalecer las labores de inteligencia, neutralizar la economía de las bandas delictivas, entre otras acciones.

El primer general guayaquileño de la Policía Nacional, Víctor Aráus Macías, comanda desde este jueves 16 de enero de 2020 tres cantones de la provincia de Guayas: Guayaquil, Durán y Samborondón.

En su primer discurso el oficial animó a los policías a tener una “reacción valiente y decidida frente a las agresiones y la embestida brutal de la delincuencia”.

Aráus, quien se desempeñó como comandante en el Distrito Metropolitano de Quito, enumeró estrategias de trabajo: apoyarse en la labor de inteligencia para prevenir delitos y estar alerta ante las nuevas tendencias. También, neutralizar la economía del crimen organizado, tener controles adecuados en los centros carcelarios para reducir la violencia interna y la que se genera hacia el exterior.

Trabajará conjuntamente con la Fiscalía y el Consejo de la Judicatura para erradicar la impunidad, sobre todo en casos relacionados con homicidios y asesinatos. “Luego de 35 años de pertenecer a esta institución, la vida me pone el reto más difícil, estar en la ciudad que me vio nacer y que me obliga a retribuirle lo que me dio en mi niñez y juventud”, expresó.

En su hoja de vida  consta que Aráus estuvo al mando de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Secuestros, Extorsiones y Desapariciones de Personas (Dinased).

El oficial agregó que se reunirá con la alcaldesa de Guayaquil, Cinthya Viteri, para delinear puntos y así el plan “Más Seguridad” llegue a su adecuado cumplimiento.

Actuaciones policiales

Patricio Carrillo, comandante general de la Policía, quien estuvo en Guayaquil en el relevo de mando, destacó que el uso legítimo de la fuerza jamás debe confundirse con abuso. “Pero tampoco vamos a permitir que se intimide o amenace a policías ante sus actuaciones”.

Explicó que un uniformado profesional debe entender cuál es la frontera entre la fuerza y la violencia y “eso está delimitado en el campo formal por la ley, en lo técnico por la racionalidad y en el campo moral, porque no actuamos como delincuentes”. Los agentes cuentan con el respaldo del Gobierno.

En el último caso registrado -en el que un supuesto delincuente murió en una persecución policial- se presentaron todos los informes para que haya una investigación respetando el debido proceso.   

A Carrillo le preocupa el crecimiento de muertes violentas y la existencia de redes de violencia criminal que generan estos hechos. “Estamos construyendo una unidad para combatir la violencia producida por mercados y economías ilegales”. Además la institución está en constante depuración de las filas policiales para evitar la corrupción.

Los números de Ortega

Ramiro Ortega Curipallo comandó durante ocho meses a la Zona 8 y ahora se desempeñará como director de Asuntos Internos.
Durante su intervención reveló los resultados obtenidos durante ese período: 6.500 detenidos, 203 bandas desarticuladas, 1.400 armas, 49.000 municiones retiradas de las calles, 563 carros y 421 motos robados que fueron recuperados. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: