Usuarios enfrentan odisea para recuperar vehículos

12 de abril de 2011 - 00:00

Washington Vilema gastó más de  mil dólares y tardó más de cinco meses para recuperar su camioneta Datsun 1.500 que le fue robada en el sector de la cooperativa Juan Montalvo, al norte de Guayaquil.

Vilema detalló que los asaltantes  robaron su vehículo cuando  estaba estacionado frente a su domicilio. La víctima recién había comprado el carro en 5 mil dólares.

Después de denunciar el robo y  hasta  ofrecer  recompensas,   el perjudicado empezó a recibir muchas llamadas de estafadores y extorsionistas. No obtenía resultados hasta que los agentes de la Policía Judicial del Guayas (PJ-G) lo llamaron para informarle que el vehículo había sido localizado en Ambato.

Sin embargo, no todo era color de rosa, la camioneta tenía otra documentación, los números de motor y el chasis ya habían sido alterados, así como las placas.

Fue entonces cuando Vilema empezó la lucha con algo más fuerte que el robo. Viajó  más de cuatro ocasiones   para realizar los trámites con el propósito de  recuperar el automotor, los cuales fueron entorpecidos muchas veces por exigentes requisitos y el lento accionar de los funcionarios, según relató.

Después de cinco meses y de gastar mucho dinero, Vilema, de 33 años,   recuperó su camioneta, la cual tenía   25 mil km más de recorrido.

Al igual que Vilema, decenas de personas todos los días tienen que iniciar trámites engorrosos para recuperar sus carros que fueron robados  y luego son encontrados por la Policía, ya sea en la ciudad o en  diferentes puntos del país.

Los correteos con papeles en mano son usuales. Las personas y abogados recorren las instalaciones de la PJ-G con la necesidad de documentar el robo de un automotor, esperar que sea encontrado por los agentes y recuperarlo.

Modesto Freire, fiscal de la Unidad de Automotores, indicó que los problemas en la pronta entrega del vehículo a su respectivo dueño se dan cuando la serie del motor y chasis es adulterada. Allí se inicia una  investigación con revinidos químicos, para determinar irregularidades.  No así con los vehículos que son robados para ser utilizados en hechos delictivos. En esos casos, la devolución es casi inmediata.

Según  la Dirección Nacional de la Policía Judicial (DNPJ), en  2010 apenas 4.828 vehículos fueron entregados a sus legítimos dueños. Durante ese mismo año, fueron sustraídos 10.884 carros en  el país.

Nelson Villegas, jefe de la PJ-G, indicó que en los patios de la institución, en los actuales momentos, hay aproximadamente 1.730 vehículos, entre carros y motocicletas, la gran mayoría de ellos, añadió el oficial, tiene más de 5 años en el lugar sin ser reclamados. Dijo desconocer el motivo por el cual las personas no se han preocupado por ver si su carro está o no en la PJ-G.

Ante esa situación el jefe de la brigada de Automotores, Juan Vasco, informó que  la DNPJ ha tenido la iniciativa de publicar las fotografías y los datos de los vehículos recuperados en su  página web (http://www.dnpj. gob.ec/portal/) para que la gente se entere  del hallazgo del automotor.

“Los datos de los carros recuperados en Pichincha y otras provincias ya están  en el sitio web. En el transcurso de esta semana empezaremos con los vehículos de  Guayaquil  para que los usuarios puedan ver sus características y se acerquen a retirarlos”, dijo Vasco.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: