Desde la calle disparan a pasajero de un bus

- 12 de diciembre de 2019 - 20:20
El chofer del bus avanzó dos cuadras, hasta Gómez Rendón y la Décima, y se detuvo cuando los pasajeros le dijeron que había un baleado.
Foto: César Muñoz / El Telégrafo

El asesino subió primero al transporte urbano para verificar si estaba su víctima. En una camioneta siguió al colectivo y luego mató al hombre.

Kevin Adrián Ayala Mejía, de 24 años, iba sentado del lado de la ventana en un bus de la línea 79 cuando un hombre se le acercó desde afuera y le disparó. El hecho ocurrió a las 11:40 de este jueves 12 de diciembre de 2019, en las calles Gómez Rendón, entre la Doceava y Onceava, en el suroeste de Guayaquil.

El criminal, según las primeras indagaciones, se subió minutos antes al bus con el pretexto de preguntarle al chofer si pasaba por las calles 38 y Portete y luego se bajó para subirse en una camioneta negra.

Así lo informó William Herrera, jefe zonal de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida y Muertes Violentas (Dinased), quien agregó que la víctima no registraba antecedentes penales.

Los disparos ocurrieron junto a una escuela, pero a esa hora aún no salían los alumnos. Lo que sí había era comerciantes y padres que llegaron a tiempo para recoger a sus hijos.

Ellos se agacharon cuando escucharon los disparos, mientras que el chofer del bus avanzó dos calles. Los metros que recorrió el bus desde que empezó el ataque fueron cercados con cintas amarillas para evitar la circulación de vehículos y recabar evidencias.

El bus en el que iba el joven tiene instaladas cámaras de seguridad y las imágenes que quedaron grabadas serán analizadas para descubrir quiénes fueron los responsables e iniciar la búsqueda de los asesinos. También cerca del sitio hay cámaras del sistema de videovigilancia del Servicio Integrado de Seguridad ECU-911.

“No hemos determinado aún cuáles son los móviles del asesinato. El chofer nos dijo que la camioneta con vidrios oscuros los siguió varias calles”, manifestó Herrera.

Manuel Neira, quien trabaja en una lavadora y lubricadora, indicó que se escucharon tres detonaciones, pero no sabía que era un asesinato, por lo que continuó trabajando.

Giovanny Moncayo, jefe policial de la zona, puntualizó que ningún otro ciudadano resultó herido en el transporte. “En el bus había más pasajeros, pero el joven viajaba solo”. El cadáver de Ayala fue trasladado al laboratorio forense, donde se espera a sus familiares.

En Guayaquil se incrementaron las muertes violentas. Solo en los primeros seis meses de este año hubo 589, según datos policiales. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP