En dos años se detuvo a 159 personas por tráfico de especies

- 13 de abril de 2019 - 00:00

Un japonés intentaba sacar del país 371 especímenes vivos y disecados endémicos. Fue capturado en el aeropuerto Mariscal Sucre. El Ministerio del Ambiente fortalecerá los controles.

Siluetas de tarántulas, mariposas y saltamontes reflejaron los sistemas de rayos X del aeropuerto Mariscal Sucre, en Quito, en una maleta con destino a Japón.

Las autoridades de la Unidad de Policía de Medio Ambiente (UPMA) abrieron los bolsos y, en varios compartimentos, hallaron 371 insectos, entre vivos y disecados.

El  15 de marzo el japonés Hirokazú S. quiso  llevarse estos animales para supuestas investigaciones genéticas.

 Sin embargo, el mayor Miguel Mayorga, jefe de la UPMA, subrayó que no se ha determinado que sea biólogo.

A Hirokazú S. se lo investiga por un delito contra los recursos del patrimonio genético nacional.

El Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece prisión de tres a cinco años.

Según Mayorga, en dos años se capturó a 159 personas por tráfico de especies.   De ellas, 118 fueron detenidas en 2018 y 41, en este año.

Mayorga explicó que en el 80% los detenidos son ecuatorianos y en el 20%, extranjeros, principalmente asiáticos. En 2017 se detuvo a 49 personas de China.

Loros, osos, así como los insectos, son cotizados en el mercado ilegal de especies. 

Mayorga informó que al japonés, que primero viajaba a México, se le encontraron frascos de acetona, preservantes, dos brazos de telescopios y redes para atrapar insectos.

Luego de la detención, Hirokazú S. se acogió al procedimiento abreviado. Tiene prohibición para salir del país y debe presentarse todos los miércoles ante el juez.

Exhibió un permiso de transporte de 123 mariposas y escarabajos disecados, emitido supuestamente por el Centro del Reproducción y Crianza de Mariposas Dedalma. Los compró en $ 200.

Pero, a criterio de Mayorga, en el mercado internacional costarían $ 6 millones. 

El ministro del Ambiente, Marcelo Mata, afirmó que no existen acuerdos para vender estas especies y que está prohibido en la Constitución y en el Código del Ambiente. Por ello fortalecerán los controles en las áreas protegidas. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: