En el taxi que subió Andrés viajaban los secuestradores

- 11 de octubre de 2018 - 00:00

En Guayaquil, en lo que va del año, la Policía capturó a 25 personas dedicadas a esta actividad ilícita. En Quito han aprehendido a 24; en El Oro y Loja a cuatro y en Esmeraldas a dos.

Andrés se subió al primer carro que le hizo cambio de luces, la señal de taxistas formales e “informales”. Eran las 21:30 y se sentó adelante, junto al chofer. El conductor era conversón -recuerda- y le preguntó del trabajo, de la familia, de la vida.

“Cuando aumentó la velocidad y tomó el camino menos frecuente me di cuenta de que algo pasaba”. De repente dos hombres aparecieron en el asiento trasero y le pusieron un arma en el costado. “No me di cuenta dónde estaban escondidos”.

A Andrés le quitaron las tarjetas y le pidieron las claves para retirar el dinero, lo típico en un secuestro exprés, pero a él hasta los zapatos le arrebataron. Luego lo abandonaron en Bastión Popular, en el norte de Guayaquil.

El secuestro exprés es una de las modalidades incluidas en el delito robo a personas. Este último, según cifras del Ministerio del Interior, descendió el 5,08% comparando los ocho primeros meses de 2018 con los de 2017.

Juan Carlos Soria, jefe zonal de la Subdirección de Investigaciones de Delitos contra la Propiedad y Brigada Anticriminal (Sidprobac), informó que en lo que va del año 25 personas fueron capturadas por participar en esta actividad ilícita: conductores, amedrentadores, o quienes van en un segundo carro para retirar el dinero de las tarjetas. Estos pertenecían a cinco bandas que operaban en Guayaquil, Durán y Samborondón.

Soria citó medidas de prevención, como evitar subirse en taxis que rechazan a pasajeros, pues se puede estar analizando a las víctimas. Además fijarse en las placas y otros detalles para enviarlos a alguien cercano. También verificar que no esté colocado el seguro de niños.

El fiscal César Peña indicó que, según investigaciones, las redes operan principalmente en la av. Francisco de Orellana, cerca de centros comerciales y hoteles. “Es mejor tomar taxis seguros con cámaras”. Aunque aceptó que también ocurren en estos autos que a veces son alquilados.

“El secuestro exprés se comete para sacar dinero de las tarjetas, pero además para otros delitos como tentativas de asesinato, violaciones, robos de carros”.

En diciembre de 2013, una pareja de japoneses fue secuestrada, uno resultó asesinado. El autor del delito cumple 35 años de prisión. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: