Redes sociales se usan para captar a víctimas

- 05 de abril de 2019 - 00:00

En el país se registraron 139 casos en 2018 y ocho procesos de enero a marzo de 2019. En Quito, Guayaquil, Manabí y Santo Domingo se cometen más estos delitos.

“Hola, estás muy bonita, ¿quieres ser mi amiga” fue el texto que recibió Ana, de 14 años, el 21 de mayo de 2017, en Facebook.

El mensaje directo llegó de Miguel, quien se presentó como estudiante de 16 años, alto, ojos claros y cabello castaño. Ana aceptó la solicitud de amistad y mediante esa red social conversó con él.

A los dos meses, el hombre se ganó su confianza y la invitó a salir. Ana le contó que pasaba en las tardes sola en casa porque sus papás llegaban en la noche. Le mandó más de una fotografía suya, incluso sin ropa.

Miguel le dijo que sí podía visitarla. Ana le dio la dirección. Tocaron la puerta de su casa. Ana abrió. “¿Dónde está Miguel?”, preguntó al ver a un hombre de 30 años y de contextura gruesa. “Yo soy Miguel”, le dijo. Ana fue secuestrada, violada y obligada a integrar una red de trata.

La chantajearon con la fotografía sin ropa que le mandó. Casos como los de la adolescente no son ajenos en el país. Las bandas delictivas actualmente usan las redes sociales para captar a las víctimas y luego chantajearlas con su familia.

La Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) registra 139 casos de trata en 2018 y ocho procesos de enero a marzo de este año. De enero a diciembre se rescató a 79 víctimas (20 menores de edad y 59 adultos). Se detuvo a 31 personas. (Ver infografía).

El caso más reciente fue el de Carolina A., de 15 años, quien fue asesinada en agosto de 2018. La chica pidió permiso a su madre para comer una salchipapa.

Sus agresores arrojaron su cuerpo en un terreno baldío en el Comité del Pueblo,  luego de presuntamente abusar sexualmente de ella.

Un estadounidense en la banda
La Policía detuvo a siete personas, entre ellas el estadounidense Royce P., quien sería el cabecilla de la red.

En videos que circulan en las redes sociales, se observa a Royce P., alias “El Abuelo”, junto a los otros procesados en el delito, buscando perfiles de chicas en  Facebook.

Los integrantes de la banda invitaban a las víctimas a supuestas “caídas”, que no eran más que fiestas en la casa de Royce P. en el Quito Tenis (norte de Quito).

Los moradores de esta zona se reunieron ayer con la Policía y solicitaron seguridad. Contaron que este tipo de fiestas eran diarias.

La Fiscalía lleva adelante tres procesos investigativos por la muerte de Carolina A.

El primero se abrió por el delito de violación con resultado de muerte. En el segundo se investiga a dos adolescentes por fraude procesal. Estos jóvenes serían los que lavaron el cuerpo de Carolina y la cambiaron de ropa antes de arrojarla al terreno.

El tercero, en cambio, se abrió por el delito de explotación sexual.

En primera instancia, los jueces dictaron arresto domiciliario para “El Abuelo” que tiene 65 años. Pero el viernes 29 de marzo fue recluido en el Centro de Detención Provisional de El Inca.

Milton Castillo, abogado de la familia de Carolina A., señaló que se sigue investigando la relación de “El Abuelo” con Christian G., alias “Careniña”, principal vinculado en la violación y asesinato de Carolina.

La Asamblea solicitó ayer que se activen los mecanismos de Fiscalía, Ministerio del Interior y Defensoría del Pueblo para que la investigación del caso de Carolina A. se realice de manera ágil.

Según el coronel Marcelo Parra, director de la Dinapen, la trata es la vulneración de derechos que afecta la dignidad, libertad e igualdad.

Parra señaló que la explotación sexual, prostitución, pornografía y explotación laboral son los delitos más comunes en el país.

Para el director de la Dinapen, las redes sociales son los medios que se usan para reclutar a menores de edad. Han recibido cerca de 10 denuncias por este delito.

El Código Orgánico Integral Penal sanciona la trata hasta con 19 años de prisión.

Parra recomendó a los padres de familia supervisar el uso de las redes sociales de sus hijos. También que les expliquen que no se deben aceptar solicitudes de amistad de los desconocidos. (I)

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: