Prisión para involucrados en masiva estafa en Quito

03 de marzo de 2012 - 00:00

La polémica por la supuesta   estafa masiva registrada    a través de la inmobiliaria  “Grupo 10 Estrellas” llegó a instancias judiciales. Después de tres horas de cumplida la audiencia de formulación de cargos, el juez Vigésimo Primero de Garantías Penales de Pichincha,  Santiago Coba, dictó orden de prisión preventiva contra Julio Diez (presidente de la compañía), Fernanda Nato (socia), Miguel Pérez (director financiero), Diego Patiño (contador), Daniela Nato (gerente) y Ana Rosero (captadora de dinero).

Desde tempranas horas de la mañana de ayer,  los afectados llegaron  a la Policía Judicial (PJ) de Pichincha    para  exigir  les devuelvan el dinero entregado a la empresa. Debido a la cantidad de personas, no todas pudieron entrar a la audiencia.

Susana Criollo contó que pagó cinco mil dólares para la reserva  de una casa que estaba hipotecada en el sector de Conocoto, hace ocho meses. Cuando la compra no se concretó, Susana decidió ir a un abogado a constatar la legalidad de los documentos que le dieron. Así se enteró que esos papeles no tenían ninguna validez legal.

Acompañada de su hija  y con un cartel en la mano,  Martha Montana  relató  que hace siete meses también entregó cinco mil dólares por la compra de una vivienda  en el conjunto Vía Marianitas.

Con indignación y algunas lágrimas en los ojos, Verónica Bedón se sumó a la decena de casos. Ella dijo  que la propiedad que pretendía comprar costaba 137 mil dólares, pero cuando entregó 10 mil de reserva le comunicaron que el préstamo solicitado a un banco  no había sido aprobado.

Posteriormente, en la inmobiliaria  le aconsejaron que optara por otra  de menor valor. Verónica encontró otra casa, sin embargo, cuando se acercaron a completar los trámites, el dueño de la vivienda les dijo que ésta ya estaba vendida.

Pese a las insistencias, la inmobiliaria no  devuelve  el dinero desde hace más de cinco meses.
Los afectados señalan a Miguel Pérez, director financiero de la empresa, como la persona que impidió la entrega de esos montos.

La inmobiliaria  “Grupo 10 Estrellas”, a través de agentes  captadores de dinero,  ofrecía servicios a  personas interesadas en vender  o comprar propiedades, dijo el fiscal Carlos Borja.

En las cláusulas del contrato se establecía que en un plazo de tres meses  se cerraría el negocio y el 5% de la venta sería  para la empresa.

Borja indicó  que  a sabiendas de que no se devolvería el dinero, se hizo firmar letras de cambio   por bienes que no serían  entregados. “Hay personas que han perdido hasta 70 mil dólares”, dijo.

En su intervención,     Borja  explicó que hasta el miércoles 29 de febrero  se recibieron 63 denuncias  y que aún falta   contabilizar  los casos  de las  dos sucursales que la empresa tiene en Quito.

Según los afectados, los captadores de dinero recibían un bono de 100 dólares por cada reserva.
Según la página www.canarias7.es/, Julio Diez levantó una empresa denominada Lifer en las Islas Canarias (España).

El sitio web revela  que él cometió una de las mayores estafas en la región y que no dejó rastros del dinero captado.

El perjuicio habría sido de 3 millones de euros.   Los juicio  civiles emprendidos sentenciaron a Patricia Nato,  pero no fue a la cárcel porque  no tenía antecedentes penales. Julio Diez fue conocido como Don Pedro, pero no fue procesado en el caso.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP