Vecinos evitan huida de presuntos agresores sexuales

- 22 de abril de 2019 - 00:00
Ilustración: El Telégrafo

Dos casos fueron denunciados el fin de semana en Guayaquil. Las víctimas tienen entre 5 y 12 años.

Dos presuntos abusadores sexuales fueron detenidos durante el feriado de Semana Santa, en el sur de Guayaquil.

El primer aprehendido fue Jorge Oswaldo R. P., de 37 años, quien presuntamente abusó de niñas de entre cinco y 12 años, en una casa de la cooperativa Mariuxi Febres-Cordero, en el Guasmo.

El fiscal César Peña informó que Carmen (nombre protegido), madre de una de las víctimas, dijo que su hija fue a la casa de su tía porque su prima (también menor) la invitó a pasear y a tomar helado y como es del mismo sector no presumió problema.

Sin embargo, en la casa estaba el exesposo de la adulta, quien la habría abusado sexualmente. “Le ofrecía $ 2 para que se dejara tocar sus partes íntimas”.

Cuando la madre se enteró de lo que ocurría encaró al agresor y los vecinos ayudaron a retenerlo. La captura se dio este domingo 21 de abril.

Peña informó que el sospechoso fue llevado -la madrugada de este domingo 21 de abril- a la Unidad de Flagrancia del Cuartel Modelo y ahí negó haber tocado a la niña. “Pero además aquí vinieron dos niñas que también fueron atacadas y coincidieron en su relato. Por eso se dispuso la aprehensión”, manifestó el fiscal.

Por ejemplo, consta la denuncia de “Rocío”, también allegada a la familia. Ella reveló que su hija de cuatro años le contó que Jorge R. tocaba las partes íntimas “de adelante y de atrás” de su prima de cinco años y la asustaba para que no dijera nada. “Mi hija llora porque tiene miedo y me pide que no la lleve a esa casa”.

Hasta el cierre de esta edición, el sospechoso aún no era procesado en audiencia de Flagrancia y Formulación de Cargos.

Religioso detenido

El otro aprehendido fue Oswaldo Washington T. C., supuesto pastor de una iglesia ubicada en la cooperativa Siete Lagos. La captura ocurrió la noche del sábado 20 de abril.

La madre de la víctima, de nueve años, denunció en la Fiscalía que su hija terminó de comer y le pidió dinero para ir a comprar un desodorante a la tienda que queda en la misma calle en donde viven.

Como demoró unos minutos de más, la progenitora salió de casa para ver si estaba cerca. Ahí se encontró con una señora que le dijo que una niña había sido abusada por el pastor de la iglesia.

La niña llegó corriendo asustada. En la denuncia consta que el religioso “la arrimó a una pared, la besó y luego le cogió la mano para que le tocara sus partes íntimas”.

La madre agregó que ante la bulla, los habitantes del sector habían retenido al pastor para que no escapara. La Policía lo trasladó al Cuartel Modelo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP