Policía confirmó que menor con discapacidad del 56% hizo las amenazas de bomba en local

- 09 de mayo de 2018 - 00:05
El local y sus alrededores fueron evacuados la tarde del lunes tras recibir las llamadas que alertaban sobre la supuesta presencia de un explosivo.
Tomada del Twitter @Cupsfire_gye

Agentes de la Dirección General de Inteligencia de la Zona 8 de Policía, durante un operativo realizado a las 20:00 del lunes 7 de mayo en una vivienda de las calles Joaquín Gallegos Lara y Aurora Estrada, aprehendieron a Bella Aurora T. S., propietaria de una línea telefónica convencional de donde se habían realizado tres llamadas de amenaza de bomba.

Según fuentes de la institución, los agentes a cargo del análisis de las llamadas relacionadas con amenazas de bombas que se realizan en Guayaquil, en coordinación con la Fiscalía y Policía Judicial, determinaron que las tres llamadas realizadas a un local de comidas rápidas en Portete y la 17, suburbio de Guayaquil, la tarde del lunes, habían salido del teléfono convencional de propiedad de la ciudadana Bella Aurora T. S.

En respuesta a la denuncia presentada en la Fiscalía por la gerente del local, con la presencia del fiscal Peter Jácome, se coordinó el allanamiento de la vivienda, que fue dispuesto por un juez de Garantías Penales. La mujer, de 62 años, fue trasladada a la Unidad de Flagrancia del Albán Borja, para que rindiera su versión.

Dentro del testimonio entregado por Bella Aurora T. S., el fiscal determinó que las tres llamadas amenazantes las realizó el nieto de la sexagenaria, un menor de 14 años, quien posee un carnet de discapacidad del 56%, otorgado por el Ministerio de Salud.

El fiscal, tras escuchar el testimonio de la ciudadana y al no encontrar elementos para ordenar su detención, dispuso su libertad. La mujer fue acompañada por los agentes de la Dirección General de Inteligencia (DGI) hasta la vivienda a fin de conocer al menor y recomendar a la ciudadana que tenga mayor cuidado para que el joven no vuelva a realizar ese tipo de llamadas.

Por otra parte, la DGI detuvo el martes 8 de mayo al presunto responsable de llamar a un centro educativo de Guayaquil, para alertar sobre la presencia de artefactos explosivos, lo cual resultó falso. Tras los análisis de las llamadas, las autoridades dieron con el ciudadano y allanaron su casa. El plantel anunció que dará detalles en una rueda de prensa la mañana del miércoles. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: