Policía da charlas sobre distanciamiento social

- 17 de mayo de 2020 - 00:00
Agentes de la Policía Comunitaria apoyan en la campaña de orientación sobre distanciamiento social.
Cortesía / Policía Comunitaria

En Ecuador hay 8.960 puntos con mayor concentración pública. Por ello, 3.860 agentes cumplen actividades con ciudadanos para prevenir el covid-19.

Charlas, perifoneos y controles en los supermercados, cajeros automáticos y bancos. Estas son las actividades que realizan 3.860 miembros de la Policía Comunitaria de Servicio Urbano y Rural para crear el hábito de mantener la distancia social en actividades de concentración pública y así prevenir contagios por covid-19.

Se trata de la Estrategia Operativa de Distanciamiento Social que se ejecuta desde el 4 de mayo, cuando el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional dio paso para que las alcaldías apliquen un semáforo de circulación (rojo, amarillo o verde) tomando en cuenta el número de casos. 

En la primera semana, los 221 cantones iniciaron con semáforo rojo. Pero desde el 11 de mayo, Palora y Santiago de Méndez (Morona Santiago) se sumaron a Daule (Guayas) para pasar al semáforo amarillo. Samborondón lo hará el 18 de mayo.

Los colores de los semáforos no eximen a los ciudadanos de crear hábitos de prevención.

La Policía se organizó para mantener actividades informativas, explicó el coronel Ángel Zapata, director nacional de la Policía Comunitaria.

Uno de los pasos para aplicar la estrategia fue identificar los puntos de concentración de personas.

En el país se detectaron 8.960; de estos 100 están en Quito y 258 en Guayaquil.

El general Víctor Aráus, comandante de la Zona 8, indicó que los puntos de mayor concentración son los mercados, plazas de sitios populares como Ceibos Norte, ciudadela Kennedy, Colinas de Los Ceibos y otras.

Zapata aseguró que en estas zonas los controles de seguridad son permanentes, pero es primordial apoyar dialogando con la ciudadanía donde se generan filas (tiendas, farmacias, hospitales, supermercados y bancos).

A eso se suman las visitas a los propietarios de tiendas para explicarles las razones del distanciamiento social.

Entre el 4 y el 15 de mayo se realizaron 48.697 visitas, entre ellas se difundieron 76.542 mensajes de seguridad a través de chats comunitarios y se colaboró para la entrega de 55.825 kits de alimentos a las familias de escasos recursos.

Además se cumplieron 10.817 jornadas de perifoneo y otras 43.142 para advertir que se inició el toque de queda.

La marcación de puntos de distancia también formó parte de sus actividades.

Los agentes se pusieron en contacto con los propietarios de locales comerciales y bancos para marcar 2.448 puntos de distanciamiento.

Álex Guaraca, agente de seguridad del Consorcio Dinaser que trabaja en el hospital Paulo Arturo, reconoció que esta labor ha permitido mantener “en algo” el orden de las filas. No obstante, reconoció que el ornato tiene que ver más con la colaboración de las personas. (I)


El control en Quito es permanente
Fausto Salinas, comandante del Distrito Metropolitano de Quito, señaló que el acercamiento comunitario se complementa con los operativos de control.

Para vigilar que se cumpla la restricción vehicular, se establecieron 24 puntos de vigilancia.

Además, en la Zona 9, se llevaron a cabo 4.477 operativos de control en los mercados y supermercados, que son los puntos en donde se concentra la ciudadanía porque necesita abastecerse de víveres. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP