No hay pistas sobre el asesinato a Valdiviezo

13 de abril de 2013 00:00

No es raro ver en un mismo lugar a decenas de periodistas y camarógrafos, lo extraño es que la concurrencia de los comunicadores no se deba precisamente a  una cobertura periodística, como sucedió la mañana de ayer.   

Todos estaban allí para acompañar, contar anécdotas y reír al recordar las ocurrencias del periodista Fausto Valdiviezo... aunque no como lo hubiesen querido.

Y es que luego de algunos años alejado de la televisión, Valdiviezo preparaba su retorno a través de Teleamazonas. El proyecto comenzó a cristalizarse en diciembre último, cuando Carlos Castañeda, director del noticiero del canal, y Luis Cucalón decidieron darle una oportunidad al periodista.

Ver infografía ampliada

Él retornaría a la pantalla chica con el programa “Lo sabes o no lo sabes”, relacionado con la medición del nivel de conocimiento de las personas. Era su único conductor y el trabajo promocional e investigativo se inició hace un mes. Tenía, supuestamente, un contrato para grabar 63 programas.

Con este, había dicho, iba a romper su prototipo de periodista confrontador y a veces hasta impulsivo, como fue visto por  algunos años en su programa “Comisaría 100” o en sus espacios comunitarios donde, a veces, hasta se enfrentaba verbalmente a quienes cuestionaba.

Desde hace unos 5 años el periodista se dedicaba a la compra y venta de carros, y llevaba los automotores que negociaba al taller mecánico “El Flaco”, situado en la ciudadela Guayacanes, al norte de Guayaquil. Antes de dedicarse a ese negocio, montó por poco tiempo un bar en ese mismo sector, pero luego lo vendió.

Además, Valdiviezo continuaba sus actividades informativas a través de las redes sociales y en Tu.Tv, un pequeño canal en línea. Pero ahora estaba listo para regresar a la televisión abierta. Es más, iba a  pregrabar el primer capítulo del programa ayer viernes. Y allí esperaba ver otra vez a sus amigos. Sin embargo, aquella reunión de ayer con el amigo que regresaba a la televisión fue distinta.

El camposanto Jardines de la Esperanza, al norte de Guayaquil, fue el punto de encuentro. Periodistas y personajes públicos acudieron para acompañar, esta vez por última ocasión, a Fausto Valdiviezo Moscoso, de 53 años, 29 de ellos dedicados a la profesión en diferentes medios.

El jueves último -24 horas después de haber escapado de un atentado-, cerca de las 20:30, Valdiviezo murió emboscado por sujetos cuando salía de la casa de su madre, en la Cdla. Atarazana, al norte de Guayaquil, y fue abordado por un encapuchado que le disparó en 3 ocasiones (2 tiros impactaron en el tórax y le quitaron la vida).

Y ayer, la masiva concurrencia de personas al sitio, entre familiares y autoridades, colegas y curiosos, demostraba que gozaba del cariño de muchos.

Y allí surgieron los recuentos de anécdotas o vivencias en torno a la vida de Fausto Valdiviezo. En eso se centraba la conversación entre los colegas, como Juan Bustamante, quien relató que ya había sufrido un atentado hace varios años, pero en esa ocasión, como sí era permitido portar armas, él repelió el ataque.  

Otras ex compañeras de labores como María Mercedes Cuesta e Ilfn Florsheim se mostraron muy consternadas por el suceso y exigieron que el caso se investigue para determinar los posibles motivos del asesinato y dar con sus autores.

Alfredo Valdiviezo, hermano del fallecido, confirmó que el ahora occiso había sufrido un atentado el miércoles anterior, en instantes en que transitaba por la Av. Francisco de Orellana.

Un vehículo lo interceptó y un sujeto se habría bajado del carro para dispararle. Un orificio en el vidrio de la ventana evidencia que el disparo iba dirigido a la cabeza, pero no logró impactarlo.

El fiscal del Guayas, Paúl Ponce, aseguró que desde ayer se iniciaron una serie de investigaciones con la Policía “para poder establecer quiénes fueron los autores y los móviles de este crimen”.

Hay un testigo clave

El caso pasó a manos del fiscal Víctor Altamirano, pero él había solicitado tres días de permiso. Hasta que regrese, será Patricia Morán la que se encargue.

Marcelo Tobar, jefe de la Policía Judicial del Guayas (PJ-G), recordó que Valdiviezo estaba en su vehículo marca Mitsubishi Galant, placa GKZ 594, cuando el sujeto le disparó y huyó en un vehículo blanco. "Tenemos algunos datos respecto al vehículo (donde se movilizaban los delincuentes) y todo el personal de la Policía en Guayaquil está haciendo su trabajo con el fin de ubicarlo", sostuvo Tobar.

Un testigo presencial del crimen señaló que en un momento el presunto sicario se quitó la capucha para corroborar la muerte del comunicador, y mostró su rostro. Lo identificó como un sujeto de unos 25 o 30 años, de buena pinta y bien vestido. “El joven que le disparó estaba vestido de verde", sostuvo.

El hecho motivó incluso el análisis de las autoridades de Policía Nacional, cuyo comandante general, Rodrigo Suárez, se reunió ayer, en el Ministerio del Interior, con otros miembros de la institución para analizar la forma en que se llevarían adelante las investigaciones en este caso.

Contenido externo patrocinado