14 niños murieron por maltratos en la familia en 10 meses

- 25 de abril de 2019 - 11:29
Cuatro de cada 10 niños, niñas y adolescentes sufren maltrato extremo violento por parte de sus progenitores en el Ecuador.
Foto: Internet

Especialistas coinciden en que las agresiones no son métodos para disciplinar. Este diario publicará durante 26 días información sobre la violencia contra la mujer.

Jesús tenía seis años y fue asesinado por no querer almorzar. El padrastro es el sospechoso de quitarle la vida a latigazos y golpes contra el piso de una casa ubicada en el centro de Daule, en Guayas.

Desde el 13 de noviembre de 2018, el individuo, de 21 años, permanece en una cárcel de Guayaquil. La madre de la víctima había sido testigo de las agresiones, pero nunca denunció.

Jesús es uno de los 14 niños que fallecieron en Ecuador en casos de violencia intrafamiliar. La cifra corresponde a los meses de enero a octubre de 2018, según la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida y Muertes Violentas (Dinased).

Dos de las víctimas tenían menos de un año, seis entre uno y cuatro años y otros seis, de cinco a nueve años.

A inicios de noviembre de 2018, un niño de ocho meses de nacido se salvó de morir en manos de quien debía protegerlo. Su madre le dio colada mezclada con cloro. El caso ocurrió en Bastión Popular, en el noroeste de Guayaquil. La joven progenitora, de 18 años, huyó. Mientras tanto, el infante está fuera de peligro y al cuidado de su abuela.

Carlos Fuel, jefe zonal de la Dirección de Policía Especializada para Niñas, Niños y Adolescentes (Dinapen), informó que de enero a octubre de 2018 se reportaron 56 casos de maltrato físico a menores en el núcleo familiar.

“Lamentablemente muchos casos no son denunciados. Hay personas que prefieren no evitar problemas con vecinos o sus familiares y no informan. La sugerencia es que no guarden silencio y hagan denuncias reservadas en la Dinapen”.

Acogimiento temporal 
Emilio Carrillo, director del programa Aldeas Infantiles SOS en Guayaquil, explicó que el maltrato tiene la característica de pasar de generación en generación. “De ahí que se normalizan patrones de violencia detrás de modelos de disciplina y educación. Muchas veces esas prácticas terminan con la vida de los niños”.

Carrillo anunció que como parte de la iniciativa #Hagamosalgo se trabaja en recaudar fondos para hacer hincapié en la prevención, acompañamiento familiar y acogimiento temporal.

“Lo más importante es prevenir que más niños sean expulsados de las familias por agresiones o negligencia”.

Aldeas Infantiles SOS, que trabajan con el Estado ecuatoriano, cuentan con siete casas de acogimiento temporal en el país. Están ubicadas en Pichincha, Azuay, Guayas, Manabí, Esmeraldas e Imbabura. En estas casas hay 641 menores. Desde junio de 2016 hasta noviembre de 2018, 137 niños fueron reintegrados a sus familias.

“Damos un servicio integral e individual. Algunos de los que ingresan logran reintegrarse a su familia, otros son dados en adopción, pero hay quienes se quedan hasta cumplir 18 años. Queremos que vivan lo más normal posible”.

Carrillo reveló que, según cifras del Observatorio Social de Ecuador, cuatro de cada 10 niños, niñas y adolescentes sufren “maltrato extremo violento” por parte de sus progenitores.

Jorge Escobar, presidente de la Asociación de Psicólogos de Ecuador, manifestó que el maltrato tiene efectos colaterales y compromete la vida y salud integral de la víctima.

“Mucha gente no aprende a gobernar sus emociones ni obtiene buenos parámetros de educación, entonces cuando un niño no le obedece, desde la frustración, genera ira y desencadena hábitos aprendidos y normalizados por la estructura social que considera al ‘chancletazo’ como una forma adecuada de educación”.

El especialista indicó que los buenos hábitos se instalan desde la paciencia, con amor y en los primeros años de vida. “Los límites son necesarios y generan sociedades saludables, pero para ponerlos no se necesita de la violencia”. 

A nivel mundial, cada 25 de abril se recuerda el Día Mundial de la lucha contra el maltrato infantil, con motivo de hacer conciencia sobre la gravedad de los hechos de violencia que sufren los menores. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: