Las mujeres encabezan la autoría en la simulación de secuestros

- 09 de julio de 2019 - 00:00
Fuente: Unidad Antisecuestro y Extorsión (Unase).
Ilustración: Carlos Benavides / El Telégrafo

El delito está sancionado con pena de seis meses a dos años de privación de libertad, según el Código Orgánico Integral Penal (COIP). En lo que va de 2019 se han reportado siete casos en todo el territorio nacional.

Wladimir recibió una foto de su esposa Lourdes con el labio partido y atada de pies y manos. Estaba secuestrada, le avisaron por mensaje. Una persona desconocida le pedía $ 10.000 para no lastimarla y liberarla.

La mujer logró hablar con su esposo y le suplicó que entregara el dinero, de lo contrario sería la última vez que la escucharía.

El susto de Wladimir fue en vano, pues la Unidad Antisecuestros y Extorsión (Unase) -adjunta a la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida (Dinased)- descubrió que se trataba de una simulación.

La mujer fue “rescatada” en una casa en el sur de Guayaquil, mientras que su amiga Bianka fue aprehendida, porque los mensajes y fotografías fueron enviados desde su casa, en el norte de la ciudad.

En lo que va de 2019, la Unase ha descubierto siete casos de simulación de secuestros en Ecuador.

Fabricio Encarnación Torres, jefe de la Unase en Guayas (subrogante), comentó que en cinco casos, en los que ha participado, las autoras del delito fueron mujeres. “En estos fueron detenidas nueve personas: las que simulaban y quienes las ayudaban, por ejemplo, a hacer los videos que eran transferidos como pruebas de vida”.

El agente manifestó que aunque existen factores evidentes cuando se trata de una simulación, la unidad trabaja como lo haría en un secuestro real, pues la prioridad es rescatar a la víctima.

“Así tengamos presunciones de una simulación aplicamos el mismo protocolo, desplegamos de 20 a 25 agentes por caso: equipos de negociación, levantamiento de información, asesoramiento a familiares, judicialización de requerimientos, entre otros procesos”.

Las víctimas de estos dramatizados son encontradas, regularmente, en moteles y casas de amigos. En algunos eventos han retornado solas a su casa y cuentan que pasaron momentos terribles, que fueron drogadas, que escaparon cuando sus captores dormían. “Cuando se ven acorraladas o descubiertas dicen que no recuerdan. Otras sí confiesan o son delatadas por quienes las ayudaron”, indicó.

Encarnación agregó que generalmente la persona engañada es exesposo o actual conviviente de la supuesta víctima y quien las ayuda puede ser una actual pareja. “La persona se asusta más porque el ‘secuestrador’ amenaza con hacerle daño a sus hijos, da direcciones exactas y hasta las rutinas”.

Indicó que un problema que se les presenta a quienes simulan los secuestros es la planificación para la entrega del dinero y por eso hasta han sufrido robos o no continúan con el delito. “En las bandas organizadas la realizan personas que han robado bajo la modalidad de sacapintas, asaltado en bancos o a blindados, pues conocen de rutas de escape y lugares estratégicos”.

Copia de narcoseries

Fabricio Encarnación manifestó que las fotos, videos y el vocabulario de las “pruebas de vida” son copias de series y narconovelas.

El psicólogo forense Segundo Romero manifestó que eso se debe al aprendizaje vicario o por imitación. “Las producciones de investigación, policiales, de narcotráfico, entre otras, son escuelas para quienes quieren delinquir.”.

Indicó que la mayoría de personas que se involucran en estos delitos son jóvenes, pero también adolescentes; sobre todo mujeres.

En cuanto a las motivaciones, manifestó que en el caso de los menores lo hacen más por la parte afectiva, emocional.

En los adultos, detalló, que más los motiva un interés económico, aunque también puede haber problemas sentimentales. “Hay un grupo que tiene un trastorno de personalidad; por ejemplo mitómanos (que  no pueden dejar de mentir) o rasgos de conducta antisocial, que gustan de aventuras fuertes y adrenalina”.

Sanciones

El abogado Julio César Cueva indicó que el delito simulación de secuestro está tipificado en el artículo 163 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) y sancionado con pena privativa de la libertad de seis meses a dos años.

El abogado explicó que las personas que colaboran pueden ser coautores si la ayuda es determinante para cometer el delito; o como cómplices si pese, a no brindar ayuda alguna, igual se podía ejecutar la simulación.

En el caso relatado, Lourdes y Bianka ya están libres. Ellas se acogieron al procedimiento abreviado y un juez de Garantías Penales ratificó su estado de inocencia, el 28 de junio, según consta en el acta de la Función Judicial. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: