Agresor que quemó a mujer en Nobol sigue prófugo

- 10 de julio de 2018 - 18:23
El cuerpo se vela en la casa de uno de los hijos de la víctima. A la vivienda llegaron familiares, amigos y vecinos que se unieron al pedido de justicia.
Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

La familia de Amada de Jesús Ruiz Briones exige a las autoridades que incluyan a Byron Jacinto Quintero Noboa en la lista de los “más buscados”.

Miriam conoció este 10 de julio el lugar donde su única hermana fue atacada con gasolina y fuego, en el poblado La Seca, al cual se ingresa por el paso lateral que conecta los cantones Nobol y Daule, en Guayas.

La mujer vestida de negro caminaba por la angosta calle, enmarcada por arrozales, mientras trataba de construir en su mente la secuencia de la agresión ocurrida a las 19:45 del 28 de junio.

Amada de Jesús Ruiz Briones, de 43 años, sufrió quemaduras en el 85% de su cuerpo y murió después de 11 días de estar internada en la Unidad de Quemados del hospital Luis Vernaza, en Guayaquil.

El sospechoso del crimen es la expareja Byron Jacinto Quintero Noboa, quien no ha sido capturado.

Herida corrió a pedir ayuda

La vía donde Amada fue atacada es poco transitada de día y menos en la noche. El poblado más cercano está a tres minutos de distancia en carro, por una vía sin pavimentar.

Hasta ese caserío, conformado por una veintena de viviendas, llegó Amada con su cuerpo quemado y vestía solo un pantalón. Se había lanzado en un charco de lodo y agua para sobrevivir.

“¡Auxilio! ¡mi expareja me quemó!”, gritaba la víctima. Había atravesado altos arrozales para llegar ahí, guiada por la única lámpara que alumbraba la zona.

Nadie quería hablar de lo ocurrido por temor de que el involucrado causara algún daño en el vecindario.

Una mujer que lavaba ropa se arriesgó a conversar, pero omitió su nombre. Ella recordó que cuando escucharon los gritos los habitantes no salieron inmediatamente de sus casas “por miedo a que fuera alguna trampa de ladrones”.

Unos lugareños que jugaban fútbol se acercaron a ver de qué se trataba y escucharon que la mujer repetía: “¡busquen a mi hijo!, ¡mi bebé, mi bebé!”.

La mujer se refería al menor de sus cuatro hijos, el de 13 años, quien se había quedado solo en una gasolinera, próxima al peaje cercano al redondel de ingreso a Nobol.

Minutos antes del ataque, y lo confirman los videos de las cámaras de seguridad de la estación, Amada y su vástago llegaron en un carro Chevrolet Aveo, color azul, placa GQU-456.

El menor se bajó a comprar y en ese momento Byron Quintero se llevó a su madre hacia el desolado sector.

El auto azul era alquilado por el sospechoso, quien trabajaba de taxista y hacía fletes en Daule y Guayaquil. En el sector de Pascuales lo conocían como “La Rata”.

El 28 de junio, a las 19:30, Amada se encontró en el centro de Nobol con Byron. Él la llamó al celular a las 19:23 para pedirle que le entregara unos pernos del carro que ella se llevó cuando abandonó la casa, en la que convivieron. “Los necesito, esta es la última vez que nos vemos”, le dijo para convencerla.

Piden que sea “más buscado”

Carlos Paredes Ruiz, hijo de Amada, exigió a las autoridades que aceleren las investigaciones e incluyan al atacante de su madre en la lista de los “más buscados”.

“No es justo que haya pasado 13 días y aún no lo detengan. Más que todo queremos justicia”.

El vástago contó que su madre se separó de Byron dos semanas antes del crimen, porque la agredía física y sicológicamente. La relación fue fugaz, de unos dos meses.

Amada tenía cuatro hijos, de 28, 27, 24 y 13 años, todos concebidos durante una relación de 29 años, que terminó en el último trimestre de 2017.

Jenny Plúas, allegada a la familia, confesó que le causó sorpresa que Amada se uniera rápido a Byron. “Pero es que usted lo hubiera conocido. Se hacía el bueno, respetuoso y callado. Pero de repente ya no quería ni que fuera a dejar a su hijo a la escuela”.

El caso está en indagación previa en la Fiscalía Segunda del cantón Daule, su titular, Hugo García, se encontraba en una audiencia de juicio. Por ello no se conocieron los avances de la investigación del ataque a Amada Ruiz. (I)

Detalles   
El cuerpo velado en Nobol
Amada de Jesús Ruiz Briones, de 43 años, murió el 9 de julio en el hospital Luis Vernaza, en Guayaquil. El cuerpo llegó a las 11:00 de este martes 10 de julio a la casa de uno de sus cuatro hijos en el sector La Providencia, en el cantón Nobol, en Guayas.

14 de julio la familia realizará un bingo en Nobol para pagar los gastos médicos y funerarios.

Femicidios en Ecuador
Hasta el 8 de julio de 2018 en el país se reportaron 41 femicidios, según cifras de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida (Dinased). En 2017 se registraron 109 casos. (I)

La hermana y sobrina de Amada señalan el sitio donde la víctima se lanzó para apagar las llamas que quemaban su cuerpo, en el sector La Seca.La hermana y sobrina de Amada señalan el sitio donde la víctima se lanzó para apagar las llamas que quemaban su cuerpo, en el sector La Seca. Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: