Mayor control ante el mal uso de vestimenta policial

07 de abril de 2011 - 00:00

Momentos de angustia y desesperación vivieron los 40 pasajeros del bus de la cooperativa CICA, de placas YAA-0175, que  viajaba desde Santa Elena hasta Huaquillas, en la provincia de El Oro. El pánico inició alrededor de las 22:00 del martes último, cuando varios delincuentes vestidos de policías y  que fingían realizar un operativo de control en las inmediaciones del kilómetro 40 de la vía Libertad-Guayaqtuil, detuvieron la marcha del bus  con la intención de asaltar a sus ocupantes y apoderarse de sus pertenencias.

Según informó Ramiro Mantilla, comandante del Distrito Metropolitano de Guayaquil, el bus fue interceptado donde habían otros dos carros que eran supuestamente   requisados y en los que estaba otro grupo  de asaltantes.
En el lugar, según   versiones de los perjudicados, había además una supuesta patrulla policial que fue identificada con los dígitos 016.

Ante esa posibilidad, el oficial indicó que el vehículo Nº 016 es utilizado en el patrullaje de la isla Trinitaria, por lo que se investiga si realmente se trató de esa patrulla o de un vehículo particular que fue acondicionado por los delincuentes para ese propósito.

Sin embargo, para Marcelo Solano, conductor del bus, se trató efectivamente de un vehículo oficial. "Era un patrullero, el 016, así decía en el costado de la puerta. Me hicieron detener la marcha y en ese momento me cruzó un Rodeo  rojo, y a los costados habían tres autos más. Cuando  se bajaron los pillos, enseguida nos encañonaron y ahí me retiraron del volante, me pusieron atrás y me golpearon", relató.

Mantilla, durante la reunión del Consejo Provincial de Seguridad Ciudadana realizada ayer, enfatizó que la Policía investigará el caso hasta comprobar o no la supuesta participación de uniformados.

"No vamos a tapar nada. Si es que   personal policial está inmiscuido en un delito será tratado como delincuente.

Ahora, hay que tomar en cuenta que se han dado varios delitos perpetrados por delincuentes con uniformes policiales, por eso vamos a hacer los operativos para retirar todos esos uniformes de los locales donde se están vendiendo sin autorización", anunció el oficial.

Esa disposición fue dada en la misma reunión de seguridad por el gobernador del Guayas, Roberto Cuero, quien indicó que la única compañía registrada para confeccionar y vender los uniformes policiales es la fábrica Tecnistamp, que tiene sede en Quito.

Ayer, a partir de las 15:00, la  Policía acantonada en Guayaquil, bajo la dirección de la Intendencia, inició varios operativos  en los alrededores del cuartel Modelo (barrio Chemisse) con el propósito de frenar la venta sin control de uniformes.

El primero en ser visitado por las autoridades fue el local de María Teresa Rodríguez, ‘Confecciones Ortiz’, quien indicó que lleva más de 15 años dedicados a la venta de uniformes y accesorios para la Policía.

El intendente Julio César Quiñónez decomisó la mercadería, que comprendía desde gorras, escarapelas y camisas hasta chalecos antibalas y gases lacrimógenos.

Luego, Quiñónez, acompañado de un piquete de policías, avanzó pocas cuadras hasta llegar al local del suboficial primero de Policía en servicio pasivo Luis Jauba Puma, quien presentó un certificado de la Asociación de Vendedores y Confeccionistas de Artículos Policiales del Ecuador, el mismo que el Intendente no dio importancia.

Su mercadería fue también decomisada y luego  inventariada e inscrita en un acta. Quiñónez dijo que los dueños de la mercadería deben justificar la legal procedencia y destino de los artículos.

Jauba indicó que es cierto que personas que no son policías  intentan adquirir el uniforme, por lo que él exige a sus cliente la debida  credencial de la institución.

El último establecimiento en ser inspeccionado por la Intendencia fue la ‘Sastrería Chango’ de  María Elena Vásquez, donde también hubo mercadería sin autorización. No se clausuró ningún local.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: