Los ganaderos proponen registro de marca de res para combatir abigeato

Las asociaciones del país en este campo sugirieron que el Ministerio Público designe a fiscales exclusivos para el tema que permita agilizar los procesos.
15 de enero de 2016 00:00

Los ganaderos del país siguen preocupados por la presencia de grupos organizados en las zonas rurales que se dedican a robar ganado especialmente de pequeños propietarios, quienes usualmente no denuncian el hecho por temor a la delincuencia y falta de confianza en el sistema judicial.

Sin embargo, desde abril del año pasado que opera la Unidad de Lucha contra el abigeato (ULCA) de la Policía, “notamos una disminución de los robos en algunos sectores de nuestra provincia y se han detenido a varios delincuentes”, manifestó Rubén Párraga, presidente de la asociación de ganaderos de Chone, en Manabí.

El representante dijo que antes era difícil denunciar los robos ya que no había a quién, pero luego de conversar con el ministro del Interior, José Serrano, a principios de  2015, enseguida se creó el grupo especializado. “Hasta finales del año pasado incluso verificamos que hubo ganado recuperado lo cual antes era casi imposible”.

El mayor Hugo Villavicencio, jefe del ULCA, señaló que en 8 meses de funcionamiento de la unidad han   detenido a 40 personas que se dedicaban al robo de ganado, “empezamos el trabajo en Pichincha, Santo Domingo, Esmeraldas Manabí, Guayas e Imbabura, donde el abigeato tiene mayor incidencia”.

El oficial confirmó que hasta el momento se recuperaron 222 cabezas de ganado, 185 vacuno y 37 porcino, se incautaron 14 vehículos  y 5 camales clandestinos fueron descubiertos y clausurados.

Por eso resaltó el trabajo que hicieron en el Eslabón 45, el 19 de agosto de 2015, en el que los efectivos de esa unidad intervinieron de forma simultánea en Esmeraldas, El Empalme y Santo Domingo para detener a los 9 integrantes de una red de abigeos que operaba en esos sectores.

Aunque no hay cifras exactas de la cantidad de ganado que se roba anualmente, el año pasado se presentaron en el país 2.137 denuncias y en 2014 fueron 1.993.

El mayor Villavicencio indicó que impulsaron el trabajo con los propietarios de fincas pequeñas que son los más vulnerables, con quienes identificaron los problemas de seguridad e implementaron medidas preventivas.

La asociación de ganaderos de Manabí estima que en Ecuador existen alrededor de 4’500.000 cabezas de ganado y 400.000 unidades productivas o fincas que se dedican a la ganadería, tampoco saben la cantidad de ganado robado, pero calculan que hay un aproximado de 2.500 a 3.000 anuales.

Usualmente un vacuno de 1.000 libras cuesta un promedio de $ 600  y los delincuentes lo negocian en 200 o 300 en camales clandestinos o los faena y vende en tercenas locales. “Debería haber control a esos sitios de las facturas y que tengan identificados a sus proveedores”, mencionó Párraga.

Asimismo, el ganadero dijo que  sugirieron a las autoridades del Ministerio del Interior que coordinen mejor el trabajo con la Fiscalía para que pueda  haber fiscales que trabajen directamente con la ULCA, de manera que los procesos para recuperar ganado o enjuiciar a los detenidos sean más ágiles. “Hemos notado que a veces asignan casos a fiscales que tienen mucha carga de trabajo o desconocen del tema”.

Patricia Cabrera, de la asociación de ganaderos de Esmeraldas, dijo que mantuvieron conversaciones con funcionarios del Ministerio de Agricultura para proponer el registro de marca de las reses e ingresen a un sistema único de control con lo cual estarían identificadas. “La Policía ha recuperado ganado, pero a veces no se sabe a quién pertenece o los dueños no pueden demostrar la propiedad, un chip en el areteo sería otra solución”. (I)