El comandante Patricio Pazmiño visitó a uniformado herido por evitar robo en Valencia, los Ríos

La Policía da de baja a otros 18 miembros de la institución

- 23 de julio de 2015 - 00:00
Momento de la entrega simbólica de las palas y boinas de los elementos separados de la institución policial. Foto: Cortesía

El comandante Patricio Pazmiño visitó a uniformado herido por evitar robo en Valencia, los Ríos

Una organización criminal dedicada a la extorsión y al robo de vehículos fue desarticulada en uno de los últimos operativos denominados ‘Eslabón’. Fueron detenidos 4 expolicías que recientemente habían sido separados de la institución.

José Serrano, ministro del Interior, aclaró la razón por la que los 4 exuniformados no estaban en la cárcel y seguían delinquiendo.

Explicó que los policías vinculados a actos delictivos son procesados. Sin embargo, otros han sido separados por no idoneidad; es decir, por faltas disciplinarias o por no superar las pruebas requeridas.

“Lastimosamente hay ciertos miembros de la Policía que tuercen su camino y optan por generar beneficios personales o lucrarse del uniforme de la institución”, expresó el funcionario luego de la ceremonia de desvinculación de 18 gendarmes, entre ellos 2 oficiales, la tarde del miércoles en el patio del Cuartel Modelo, en Guayaquil.

Serrano agregó que desde 2013, que empezó el proceso de depuración, han sido separados aproximadamente 750 elementos.

“Hay una serie de delitos, narcotráfico, extorsión y algunos otros hechos que hemos informado periódicamente. Hay una estructura de inteligencia y contrainteligencia para lograr que quien actúa al margen de la ley sea separado”.

El comandante de la Policía Nacional, Patricio Pazmiño, enfatizó que la depuración de malos elementos continuará.

“La delincuencia quiere captar a policías y lamentablemente hay unos que caen. Sin embargo, hay que resaltar que la propia Policía lo pone en evidencia”.

El oficial confirmó que entre los últimos desvinculados están los 7 uniformados, supuestamente, implicados en un caso de narcotráfico en el que aparentemente los mismos agentes de la Unidad de Antinarcóticos que decomisaban droga en operativos la hurtaban.

El fiscal Julio Vacacela, de la Unidad de Intervención Inmediata, informó que el caso continúa en investigación para descubrir el verdadero grado de participación, además de descubrir si ellos devolvían la droga a los narcotraficantes o la entregaban a otras organizaciones.

El general Pazmiño, luego de entregar las placas y boinas de los uniformados separados por estar vinculados al crimen organizado, visitó a otro gendarme que está internado en el hospital de la Policía tras ser herido de bala por un delincuente.

El joven fue agredido en su intento por evitar un robo de $ 30.000 que llevaba una ciudadana que salía de una cooperativa de ahorro y crédito, situada en el cantón Valencia, de la provincia de Los Ríos.

De acuerdo a cifras del Ministerio del Interior, en 2013 fueron dados de baja 208 uniformados; en 2014, 377; y de enero a marzo de 2015, 110.

En 2014, se tomaron 7.393 evaluaciones psicológicas como parte de las pruebas de confianza. El 71% cumplió con la prueba, el 28% no la aprobó y el 1% restante no la rindió.

Asimismo, se ejecutaron 7.245 exámenes toxicológicos, que cumplió el 99% de los evaluados. Las pruebas de confianza además incluyen la poligrafía y el análisis socioeconómico.

Por ejemplo, se averigua si tienen beneficios ilícitos, actos delictivos, fuga de información, consumo de drogas, vínculos al margen de la ley, violación de derechos humanos, infiltración o ejecuciones extrajudiciales. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: