Imprudencia de conductor causó el trágico accidente

15 de abril de 2011 - 00:00

El choque entre dos buses de la   cooperativa  Coactur -ocurrido la madrugada del miércoles- fue ocasionado por la imprudencia de uno de los  conductores.

Así lo confirma el informe preliminar de la Comisión de Tránsito del Guayas (CTG), el cual detalla que hubo una maniobra de adelantamiento del automotor que cubría la ruta Manabí-Guayaquil,  con el fin de  invadir  el carril contrario.  No obstante, señala el reporte, el conductor de esa unidad (disco 59) no   calculó con exactitud el tiempo y la distancia ante la presencia del otro micro (disco 82).

El resultado preliminar   identifica a Álex Adrián Delgado Andrade   como el conductor que cometió la imprudencia  y ocasionó la colisión entre ambas unidades.

El director de la CTG, Jaime Velázquez,  indicó que    en este caso los dos choferes  fallecidos tenían licencias de conducir otorgadas por la Dirección Nacional de Tránsito.

El funcionario señaló que se descarta el mal estado de los neumáticos como causa del accidente, ya que en las revisiones realizadas no se identificaron   anomalías. “Los buses no tenían llantas lisas, lo que se ve es claramente cómo un vehículo trata de sobrepasar e invade el carril de la vía contraria y se va en contra del bus que salió de Guayaquil”.

Velázquez confirmó que la unidad   impactada (disco 82) fue revisada en el área de  control de la   terminal terrestre Jaime Roldós Aguilera  antes de que salga a cumplir su ruta. “No reportó ningún tipo de infracción,  pasó todos los controles del caso”, acotó.

Según los reportes de la CTG, en lo que va del año se ha suspendido de los recorridos 70  unidades  de la Coactur por presentar anomalías (15  por llantas  lisas, 50 por parabrisas rotos, 1 por luces, 4 varios). Ese total está incluido en las 1.550 suspensiones emitidas a los buses de las  distintas cooperativas de transporte que intentaron salir de  Guayaquil.

Es tal la falencia identificada que la mañana de  ayer catorce vehículos  fueron sancionados. “Se les pega un sello de suspensión, evitando salir”, explicó el jefe de revisión Jhon Intriago, quien acotó que los vehículos  presentaban llantas lisas y asientos desprendidos.

El accidente de tránsito, que ha dejado hasta el momento 13 muertos y 50 heridos, continúa siendo investigado por la Oficina de Investigación de Accidentes de Tránsito.

Según informó el   Ministerio de Salud Pública, hasta el momento han ingresado en el hospital Abel Gilbert Pontón 5 adultos, mientras que un menor de 13 años fue transferido del Hospital Universitario al Francisco de Ycaza Bustamante. Cerca de 16 heridos han sido ingresados en el hospital Luis Vernaza, 2 en el pediátrico Roberto Gilbert y 6 en el Universitario.

La mayor parte de fallecidos fueron trasladados a la morgue del cantón Daule, donde ayer fueron identificados por sus familiares.

El resultado fatal de  este accidente ha generado  la reacción de varios  líderes barriales de diferentes sectores de Guayaquil en  rechazo a la postura de los transportistas del país en relación al anuncio de una paralización de actividades en contra de la Ley de Tránsito que establece duras penas a los conductores. 

Gustavo Jiménez, representante del sector,   dijo que la actitud del gremio es inexacta en estos momentos.

“Queremos que depongan esa medida, y  si no quieren, haremos un levantamiento ciudadano en contra de esas acciones. Ante este accidente salen y dicen que van a paralizar, me parece una burla lo que hacen”, acotó.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: