La Dinased gestionó el reencuentro de 20 familias este año

Hermanos se abrazaron tras 44 años

07 de agosto de 2017 00:00

Zoila escapó de casa cuando tenía 8 años y falleció su madre. Su padre era alcohólico y la maltrataba, no se medía en los castigos. Así que se fue hacia Quito donde una familia la acogió como a un miembro más. Era 1973.

Pese a los buenos tratos de su nuevo hogar, siempre anhelaba reencontrarse con sus hermanos. Dejó que pasaran 22 años para regresar a la finca donde nació en el cantón La Maná, pero encontró a otras personas, su familia se había mudado. Atribulada, regresó a Quito y dejó pasar dos décadas más.

El 3 de agosto pasado acudió a las oficinas de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) y pidió a los agentes que la ayudaran a encontrar a su familia.

Los agentes investigaron y determinaron que uno de sus hermanos habitaba en el cantón de Lasso, provincia de Cotopaxi. Era Carlos, quien ahora tiene 80 años.

Él expresó que nunca la olvidó, siempre pensaba qué sería de su vida y le rezaba a Dios para que les permitiera volver a verse. El reencuentro fue emotivo, apenas se vieron se abrazaron y evidentemente no querían desprenderse el uno del otro.

La mujer trabaja en una panadería de Quito. No se casó ni tuvo hijos, por eso expresa que quiere disfrutar ahora de sus hermanos y sobrinos. “Yo escapé de mi hogar porque mi padre era alcohólico y como mi madre falleció, yo no quería llevar esa vida”.

Miguel Egas, jefe operativo de la Unidad de Desaparecidos, señaló que durante 2017 la Dinased ha gestionado 20 reencuentros entre familiares, que no se veían desde hace varios años. (I)

Contenido externo patrocinado