Guardias agredidos en Los Ceibos aseguran que fueron amenazados de muerte

- 07 de agosto de 2018 - 18:38
Tras la agresión sufrida, Freddy S. y Eder S. contaron los hechos sucedidos el pasado domingo 5 de agosto en la garita de La Cumbre.
Foto: Mario Rodríguez / EL TELÉGRAFO

Los celadores afectados aseguran que se sienten burlados por la Fiscalía, esto luego el trato realizado (según ellos presionados) con sus agresores tras la golpiza.

Cuidadosos de no descubrir sus rostros, Freddy S. y Eder S., los guardias que fueron golpeados en una de las garitas de la Urbanización La Cumbre, en Los Ceibos, hicieron sus primeras declaraciones públicas tras el incidente.

Con una gorra tirada para adelante y el cuello de sus camisas levantado, los celadores contaron los minutos vividos la tarde del domingo 5 de agosto, cuando su labor diaria se vio cortada por un pleito con tres residentes de la ciudadela Ceibos Norte.

Sin explicar por qué el morador Giovanni R. no pudo ingresar con su tarjeta de residente, Eder S. uno de los guardias agredidos indicó que “el residente trató de ingresar, pero no pudo, por lo que se quiso meter a la fuerza y como casi nos daña la pluma, procedimos a alzarle la pluma. Luego nos empezó a insultar".

Siempre cuidadoso de tener su rostro cubierto, Eder siguió con su recuento. “Cuando se fue, nos amenazó con que iba a volver con más personas (dos, quienes serían sus hijos) y así lo hizo. Vinieron directo a golpearnos. Nos nos dieron opciones, solo nos defendimos”.

Sin entrar en detalles sobre la golpiza recibida, cuyos pruebas continúan como testigo silencioso en la garita dos días después (un vidrio roto, una silla destrozada y un ventilador partido), Eder aseguró que ahora teme por su vida.

“Cuando el señor se estaba retirando (la primera vez), nos amenazó de golpearnos y lo hizo. Después nos amenazó de muerte y ahora tememos por nuestras vidas".

Por su parte, Freddy S., el guardia más afectado, expresa que “cuando entraron a pegarnos, el señor entró bueno y sano, luego sangró y ahora nos echan la culpa; capaz que el hijo le pegó cuandome estaba pegando a mi”.

Tras la golpiza, que quedó grabada en un video que se viralizó en redes sociales, ambos afectados acudieron a la Fiscalía a poner la denuncia.

“La médico que me atendió me revisó y cuando me iba a coger la cabeza, la esquivé, pero esto fue porque me dolía mucho. Por eso, ella me dijo que deje de ser adefesioso”, contó con molestia Freddy.

Los celadores concordaron en que "cuando llegamos a la Fiscalía, ya todo estaba amarrado a su favor".

“Por medio de la Fiscal (sin dar nombres), mediaron para que ellos (los agresores) cubran algunos gastos y nada más. Fuimos burlados al decir que solo es una contravención, todo para hacernos mediar”, aseveró Eder.

Para Freddy, el aceptar una rápida tramitología y la mediación era la única salida que les dijeron que tenían. “El acuerdo fue obligado, porque si no aceptábamos, nos quedábamos sin nada. No teníamos más recursos”.

Patricia de Slater, moradora de La Cumbre (esta urbanización tiene una conexión interna con Ceibos Norte), aseguró que los guardias afectados nunca han tenido problemas con algún otro residente.

"Hay que defender a estos hombres, porque ellos nos cuidan. No puede ser posible que alguien los agreda de una manera tan cobarde", expresó la mujer, notablemente molesta.

Hernán Ulloa, abogado de Freddy y Eder, expresó que para este miércoles 8 de agosto sus defendidos presentarán una denuncia en la Fiscalía Provincial del Guayas sobre la agresión ejecutada por Giovanni R. y otras dos personas.

El jurista asegura que la agresión sufrida por los guardias no es una contravención. "Hubo tráfico de influencias para dejarlos desamparados y favorecer a los victimarios".

Sobre este tema, la Fiscalía del Guayas informó que se inició de oficio una investigación contra dos funcionarios de la institución por su actuación en la Unidad de Flagrancia.

El fiscal Provincial del Guayas y Galápagos (e), Edmundo Briones, solicitó un informe por escrito al fiscal Marco E. y a la perito médica Daysi T., quienes se encontraban de turno en la Unidad de Flagrancia y conocieron detalles de los incidentes. Briones también adelantó que se pediría un informe a "una fiscal", aunque no reveló su nombre.

Hasta el momento, los agresores no se han manifestado sobre el hecho. En redes sociales circulan audios de supuestos familiares justificando el actuar de Giovanni R. y sus hijos, pero no se ha podido verificar su autenticidad. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: