Fiscalía indaga red de corrupción en Migración de Guayas

12 de abril de 2011 - 00:00

Las primeras comparecencias dentro de la indagación previa Nº 006-2011 que lleva el fiscal distrital de Pichincha, Marco Freire, en torno a los presuntos hechos de corrupción al interior de la Policía Nacional,  se realizaron ayer.

Cuatro policías en servicio activo y pasivo fueron convocados  para rendir su versión libre y sin juramento dentro de la  investigación que la Fiscalía abrió el pasado 5 de abril. En ella se indaga la  veracidad de la publicación de diario El País de España sobre un cable de WikiLeaks que revela  la vinculación del excomandante de la Policía, Jaime Hurtado, con una red de corrupción al interior de la entidad.

El documento habla de una red de corrupción que operaba en el aeropuerto de Guayaquil e involucra a la Policía de Migración a cargo del coronel Milton Andrade y del mayor Manuel Fernando Basantes en enero de 2009. En ellos se señala que Andrade extorsionaba a los policías del aeropuerto por un promedio de 2.000 dólares a la semana. Cada uno de ellos recibía a su vez unos 1.000 dólares en sobornos para el paso seguro de migrantes ilegales.

Estos pagos se daban para que los oficiales no denuncien las condiciones de ilegales. El grupo movilizaba entre cinco y ocho migrantes ilegales chinos  por el aeropuerto y  aseguraban que viajen hasta América Central. El destino final era casi siempre  Estados Unidos.

La Embajada de Estados Unidos en Quito  recibió informes que Hurtado recibía regalos y dinero en efectivo de Andrade, por eso no tomó medidas. El excomandante niega estas acusaciones y la Fiscalía del Estado está investigando.

Para ello, ayer el primero en acudir ante el despacho del fiscal Milton Bravo fue el coronel de Policía en servicio pasivo Milton Raúl Andrade, quien laboró como jefe de la dirección Provincial de Migración del Guayas durante el periodo del comandante general, Jaime Hurtado. El exoficial  señaló que por primera vez fue convocado para rendir su versión ante estos hechos. Dijo que durante su periodo laboral no existieron irregularidades pero sí hubo el contacto con ciudadanos que por su condición no habilitada fueron puestos a órdenes de la autoridad para que se tramite su situación. Reiteró que  nunca se denunciaron hechos de corrupción en su administración. “Por mi calidad de piloto siempre influyó que solicite el cambio en cualquier traslado. Por ello, me acogí al retiro”, manifestó.

El teniente coronel en servicio activo, Manuel Fernando Basantes, acudió antes de las 10:00 para rendir su declaración. A su salida del edificio de la Fiscalía Distrital de Pichincha, ubicado en el norte de Quito, prefirió no dar declaraciones por cuestiones disciplinarias.

Pero su abogado, Jorge Aguirre Terán, explicó que su defendido en su comparecencia informó que durante el periodo que hace mención la nota de los cables de WikiLeaks, no laboró como subjefe del Comando provincial de Migración en Guayas. Refirió que estuvo desempeñando funciones en otro destacamento.

El mayor de policía,  Bolívar Villota, quien fue dado de baja por el tribunal de disciplina de la Policía por un juicio de enriquecimiento ilícito, no acudió a la cita judicial. Su abogado Iván Durazno, explicó que un error en la fecha de convocatoria fue la causa para que no acuda. Dijo que su cliente fue acusado dos veces y no puede ser señalado otra vez.

El fiscal general del Estado, Washington Pesántez, informó que solicitó los movimientos bancarios y declaraciones juramentadas del excomandante Hurtado y su familia. A esto seguirán convocando a más oficiales, pero los funcionarios de la embajada americana por tener amnistía no podrán ser convocados. 

También, Freire dijo que  solicitará a las oficinas del Registro de la Propiedad de todos los cantones del país, un informe detallado sobre las propiedades que haya adquirido el excomandante Hurtado. Añadió que existe un pedido similar a la Superintendencia de Compañías.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: