El centro tiene 290 celdas cargadas de historia

- 08 de noviembre de 2019 - 00:00
Foto: Carina Acosta/et

Los guías del museo no solo cuentan los sufrimientos que padecieron en el expenal. Ellos tuvieron una capacitación para conocer la historia de una de las instalaciones más emblemáticas en la rehabilitación social del país.

El “antiguo panóptico”, como se lo conoce, fue construido en 1875 y cuenta con cinco pabellones y 290 celdas. Su diseño fue inspirado en modelos europeos y levantado por el arquitecto danés Thomas Reed.

Su infraestructura se compone de un lote de 1,5 hectáreas, ubicadas en el barrio de San Roque (centro de Quito).

En sus pabellones fueron acomodados delincuentes de connotación pública. Entre ellos, Daniel Camargo Barbosa, conocido como el “Monstruo de los manglares”; Juan Fernando Hermosa, el criminal más joven del país, conocido como el “Niño del terror”.  

Pero no solo se recibió a antisociales. También a altos personajes políticos, entre ellos los expresidentes Eloy Alfaro y Lucio Gutiérrez.

En 2014, el Ministerio de Justicia sacó a los internos para moverlos hacia el Centro Penitenciario de Latacunga. En un principio estaba previsto que las instalaciones pasaran a la administración de Inmobiliar.

Sin embargo, el SNAI informó que el establecimiento sigue a su cargo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: