En Turi se registran riñas diarias por un pan

- 19 de febrero de 2018 - 00:00
Los expertos dicen que además del cuidado de los alimentos, la higiene de la vajilla es esencial al momento de ingerir las comidas en las cárceles.
Fernando Machado / EL TELÉGRAFO

La comida pasó a ser un reclamo permanente de los familiares de los detenidos que se encuentran en el Centro de Rehabilitación de Turi, ubicado en Cuenca, en la provincia del  Azuay.

Según María, su esposo cumplió un año dos meses de detención y está con anemia. “La última vez que le vi, casi se desmaya”, relató indignada.

Aseguró que la comida que se sirve a los presos es mala y afecta su salud.

Paola, familiar de otro de los reclusos de ese centro carcelario, señaló que las riñas por un pan son a diario en ese sitio, un problema que es conocido dentro y fuera del lugar.

“Mi esposo me contó que en las mañanas apenas les dan un agua con pan, y como es muy poco, vienen las peleas”, detalló Paola.

Indicó que todas las semanas ella debe pagar al menos $ 10 en el denominado ‘economato’, que es una tienda instalada al interior de estas y otras cárceles del país, en donde por ese precio les dan un pan en el día o alguna golosina.

Priscila Tamayo, exfuncionaria del Centro de Rehabilitación Social de Turi, calificó como un tema muy “grave” lo referente a la alimentación de los presos en el lugar. “La calidad y la cantidad de comida son malas”, manifestó.

Señaló que la empresa que prepara los alimentos, hasta cuando ella trabajó en el sitio, nunca proporcionó un listado con los alimentos que se iban a servir a los presos durante la semana, lo que implica que incumplieron con el contrato. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP