El control se refuerza ante el uso de narcosubmarinos

03 de abril de 2011 - 00:00

Los narcotraficantes  buscan burlar las medidas de control con técnicas cada vez más sofisticadas. Es así que la utilización de submarinos,  como los dos que se descubrieron  el año pasado en el país (uno en la provincia de El Oro y  otro en Esmeraldas),   capaces de transportar hasta ocho toneladas de cocaína hacia México y Estados Unidos, obliga a los organismos oficiales a repensar sus estrategias antidrogas.

El   fiscal antinarcóticos del Guayas, Jorge Solórzano, explicó que estas naves, cuya construcción es realizada por personal altamente calificado, perteneciente generalmente a  ámbitos militares,  están siendo utilizadas para llevar drogas hasta barcos en alta mar porque evaden más fácilmente los controles policiales antinarcóticos en los puertos del país, a pesar de que los uniformados ejercen un estricto control, tanto a las embarcaciones como a los contenedores.

En Ecuador, el primer submarino -también llamado sumergible, según la capacidad de la tecnología y del armazón de los aparatos-  fue hallado el 29 de mayo de 2010, camuflado entre la maleza en la camaronera Santa Teresita, en la parroquia Tendales (El Oro).

Aquel  submarino azul medía entre 10 a 15 metros de largo y de 2,5 a 3 metros de ancho. Fue construido con fibra de vidrio y con técnica artesanal, según comprobaron los agentes. Se sospecha que sus piezas habrían sido traídas de Colombia, en donde ya ha sido detectado este tipo de aparatos.

En las primeras investigaciones se determinó que el submarino tiene un peso de 4 toneladas y tendría un costo aproximado de  300 mil dólares.

El segundo  hallazgo se produjo el 2 de julio del mismo año en el sector denominado La Molina, al norte de San Lorenzo, en  Esmeraldas.

Según relató Joel Loaiza, quien en ese entonces se desempeñaba como director nacional Antinarcóticos, una patrulla -conformada por miembros de la Policía y la Infantería de Marina- realizaba operaciones de control de la frontera norte, cuando encontró abandonada y vacía la nave, construida con fibra de vidrio; además, estaba provista de equipos de comunicación y navegación bajo superficie, incluido un periscopio.

Cerca del lugar también se encontraron abandonadas dos edificaciones, tipo barracas, cada una de ellas con capacidad para albergar a medio centenar de personas, así como plantas eléctricas, equipos de suelda y herramientas.

El director nacional Antinarcóticos, Edmundo Mera, señaló que  los hallazgos fueron realizados por la Dirección de Inteligencia de Antinarcóticos de la Policía y que ambos casos están judicializados.

Los  submarinos, que no lograron hacer ningún viaje transoceánico,  fueron entregados a la Marina para los trámites correspondientes y continúan siendo custodiados.

Antes de  ser cargados y utilizados, por la condición de navegación, los dos aparatos habrían logrado  llegar hasta las costas de Centroamérica y México, lugares donde podrían haber sido direccionados.

Se presume que  los  submarinos  y la droga hallados provenían de Perú y Colombia, sin embargo, Mera no afirmó que el cargamento provenga precisamente del cartel de Sinaloa.

Para el oficial Mera, el Ecuador ya no es considerado un país de tránsito. A más de acopio de la droga,  desde el 2000 se han descubierto siete laboratorios de procesamiento de droga; asimismo, solo  en este año se han encontrado otros dos  clandestinos, además de que existen personas  interesadas en la compra de estupefacientes,  como los integrantes de los carteles de México y otros originarios de Centroamérica.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: