Ecuador da 12 horas a captores para que entreguen pruebas de vida de equipo de prensa

- 12 de abril de 2018 - 22:50
El presidente Lenín Moreno durante la rueda de prensa en el aeropuerto de Tababela.
Foto: Presidencia de Ecuador

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció la noche del jueves 12 de abril, una respuesta firme y contundente si dentro de las próximas 12 horas los secuestradores del equipo periodístico de diario El Comercio no entregan pruebas de vida.

"¡Basta ya!, un sentimiento de dolor y de ira invade a los ecuatorianos, hemos sido siempre un país de paz, de tolerancia y de respeto, no podemos permitir que se juegue con ese bien preciado", sostuvo.

"Doy un plazo de 12 horas a estos narcos para que nos entreguen las pruebas de existencia de nuestros compatriotas, caso contrario iremos con toda contundencia y sin contemplaciones a sancionar a estos violadores de los derechos humanos", agregó el Jefe de Estado, visiblemente afectado.

Anticipó que ha acordado con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, el inicio de operaciones combinadas si dentro del citado plazo no existe respuesta.

"Vamos a darles la lucha y en el escenario que ellos han escogido y los vamos a derrotar", subrayó el Presidente ecuatoriano. 

El canal colombiano RCN aseguró haber recibido unas fotografías que corresponderían a los cuerpos de los tres rehenes. El medio hizo llegar el material a las autoridades a través de dos ONGs que defienden la libertad de prensa.

Un primer análisis determinó que en dos de las fotografías se observa prendas que coincidirían con las de los secuestrados, afirmó en Quito el coronel Fausto Olivo, del servicio de medicina legal y ciencias forenses.

Y "por medio del estudio biométrico del rostro, nos da una alta probabilidad que sea coincidente con otro de ellos", agregó.

Sin embargo, el gobierno subrayó que "no hay confirmación al momento" de que los rehenes hayan sido ejecutados por los presuntos disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El equipo periodístico cayó en poder de sus captores cuando realizaba un reportaje en la localidad costera de Mataje (Esmeraldas), limítrofe con Colombia. 

En la Plaza Grande, frente al Palacio de Carondelet, ciudadanos, familiares y amigos de los trabajadores del medio quiteño secuestrados se congregaron en vigilia para exigir respuestas. (I)