Especial coronavirus

Droga aún llega al país por los pasos ilegales

- 15 de mayo de 2020 - 00:00
Foto: Archivo / El Telégrafo

Los controles fronterizos, cierres de aeropuertos, entre otras medidas por el covid-19, provocan la reducción del tráfico de estupefacientes en el mundo.

Las medidas implementadas para contener la pandemia de covid-19 han ocasionado una interrupción en las rutas aéreas de tráfico de drogas y, además, reducido de manera drástica el tráfico en las rutas terrestres.

Los traficantes buscan rutas alternativas en función del tipo de drogas que se trafique, como por ejemplo las vías marítimas. Estos puntos constan en el informe sobre las tendencias del mercado de drogas durante la pandemia, que fue presentado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc).

En Ecuador la situación no difiere. Marcos Villegas Ubillús, director nacional de Antinarcóticos, indicó que sí se ha reducido el tráfico, pero esto no quiere decir que se haya detenido y por ende tampoco los controles.

En el caso de nuestro país, ubicado entre los mayores productores de droga, que son Colombia y Perú, los cargamentos no han podido atravesar ocultos por las fronteras, porque están cerradas. “Sin embargo, los narcos buscan los pasos ilegales en Carchi y Esmeraldas y vías de segundo y tercer orden para transitar. Sí hemos decomisado droga, pero en menores cantidades que antes”.

El oficial explicó que es probable también que aún pretendan enviar droga que ha estado guardada en centros de acopio.

Las tres toneladas de droga decomisadas (3.244 paquetes) en cuatro contenedores que iban a salir desde el puerto marítimo de Guayaquil, en febrero pasado, fue el último gran cargamento decomisado en Ecuador. Esto sucedió pocos días antes de que se confirmara el primer caso de coronavirus en el país.

Ya durante la emergencia, en abril, por ejemplo, una avioneta se estrelló en Jaramijó (Manabí) cuando iba a aterrizar sin permiso en una pista “Se encontraron bidones de combustible y los indicios nos hacen creer que venía a contaminarse (de droga) acá y tenía que retornar a otro país”, arguyó Villegas.

Un agente de Inteligencia Antinarcóticos indicó que los controles también han evitado el paso de químicos y precursores para la producción de cocaína.

“El tema de la cosecha y siembra de arbustos de coca están latentes. Pueden tenerlos almacenados hasta que la situación mejore y se puede presentar una sobreproducción”, manifestó Villegas.

Explicó que para el procesamiento de la cocaína se necesita de ciertos insumos que no se comercializan ni transportan libremente en Colombia y Ecuador, pero sí en Perú. Entonces, al estar cerradas las fronteras, no pueden se movidos hasta los laboratorios de procesamiento. “Sin embargo, las organizaciones, dentro de sus capacidades, usan sustancias sustitutas con características similares, pero que bajan la calidad del producto”.

Situación de microtráfico

En el informe de la Unodc, consta que varios países han reportado escasez de drogas a nivel minorista. Esto puede conducir a una disminución general del consumo, pero principalmente de las drogas que se consumen en entornos recreativos.

El general Marcos Villegas indicó que sí se ha visto un decremento del microtráfico durante la pandemia. “Hay fenómenos diferentes, según la realidad de cada país. Por ejemplo, en Europa y Norteamérica se consumen más drogas sintéticas y entonces buscan cómo reemplazar con químicos o fármacos”. Sostuvo que en Ecuador la droga más comsumida es la marihuana.

César Peña, fiscal del cantón Daule, indicó que en esa ciudad se descubrió un caso donde un motorizado de un servicio de envíos a domicilio fue engañado por un cliente que en una encomienda puso droga.

Pero en otras ciudades, como Quito y Riobamba, también se descubrió a repartidores que llevaban gran cantidad de droga acomodada en su bolso. Sin embargo, en el caso de la capital no eran trabajadores, sino que fingían serlo para traficar la droga.

¿Los consumidores cómo atraviesan la abstinencia?

La abstinencia de los adictos a los estupefacientes es una de las preocupaciones de Ricardo Loor, estudioso del fenómeno de las drogas y gerente de Metodología y Desarrollo Humano de Parametría.

“Hay un problema muy fuerte que no se ha tratado: la abstinencia. ¿Qué hacen los que tienen consumo problemático y no han conseguido la droga porque no pueden salir o no tienen dinero?”.

Según Loor, esto genera inconvenientes en familias porque el afectado se vuelve agresivo o presenta problemas de salud. Aseguró que algunos jóvenes han llamado a personal de los Departamentos de Consejería Estudiantil (DECE) para preguntar a dónde pueden ir.

“El sistema de salud ha estado colapsado y han tenido que esperar hasta un mes para ser atendidos. No hay que juzgarlos por ser adictos. Esto es un problema de salud y tienen que ser atendidos”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP