Dinased analiza si Jhonatan C. asfixió a Juliana Campoverde

- 14 de noviembre de 2018 - 00:00
La fiscal Mayra Soria (primera de la izquierda) encabeza las acciones en la quebrada de Bellavista para hallar a la joven que desapareció a los 24 años.
Foto: Mario Egas / El Telégrafo

La Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida y Muertes Violentas (Dinased) maneja varias hipótesis en la muerte de Juliana Campoverde. Una de ellas es el estrangulamiento por asfixia que le habría provocado Jhonatan C., principal implicado.

La joven desapareció en 2012, en el sector la Biloxi (sur de Quito), cuando se dirigía a su local comercial.

En la quebrada de Bellavista (norte de Quito) continúan las labores de búsqueda de la joven, una vez que Jhonatan C., como parte de la cooperación eficaz, indicó que en ese lugar arrojó los restos mortales de la joven.

Sin embargo, la Dinased analiza si luego de perpetrar el crimen el procesado arrojó los restos mortales a la quebrada por partes.

Elizabeth Rodríguez, madre de Juliana, señaló que en el barrido del lunes se hallaron cinco pequeños huesos adicionales. Estos restos se suman a los huesos de clavícula y costilla, además de una pieza dental, que se encontraron el domingo pasado.

La madre y el padre, Absalón Campoverde, acudieron este martes 13 de noviembre al Laboratorio de ADN de la Fiscalía a entregar muestras sanguíneas para el cotejamiento con los restos encontrados en Bellavista.

Canes amaestrados inspeccionan la zona. Las labores de búsqueda se realizan con maquinaria pesada y luego de ello se produce un barrido manual por la zona.

La abogada Gabriela Flores indicó que el delito actual que se investiga es secuestro extorsivo, sin embargo, no se descarta cambiarlo en el proceso por asesinato.

En este caso, según Flores, no se podría juzgar el femicidio, a pesar de que hay fuertes indicios en este delito, porque la acción se produjo en 2012 cuando en el Código Penal no estaba tipificado el delito de femicidio.

Rodríguez pide justicia y que por “la cooperación eficaz el crimen no quede en la impunidad”.

Este criterio comparte Campoverde, quien señaló que hace seis años informaron que los responsables del hecho se encontraban en la iglesia Oasis de la Esperanza. Este centro religioso sigue funcionando, por ello solicitan que se investigue el lugar. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: