Cura Intriago colaboró con su versión en casos de presunto abuso sexual

- 26 de mayo de 2018 - 00:00
Los abogados de los 10 denunciantes que aseguran ser víctimas del sacerdote Intriago estuvieron presentes en su comparecencia en la Fiscalía.
Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

El sacerdote Luis Fernando Intriago compareció ante la Fiscalía de Guayas por la investigación de abuso sexual que se sigue en su contra.

La diligencia inició a las 15:00 del jueves y concluyó a las 19:00. A esa hora, en el edificio ubicado en el centro de Guayaquil, solo había una puerta de salida habilitada, pero hasta las 20:10 el clérigo ni su abogado salieron por ahí.

Juan Manuel Guzmán, representante de 10 jóvenes que aseguran ser víctimas del cura, no dio detalles de las preguntas y respuestas debido a que “el caso prácticamente tiene doble reserva al tratarse de un delito sexual y por estar en etapa de investigación previa. Lo que puedo decir es que él colaboró”.

Las primeras denuncias en contra del sacerdote suspendido por delito sexual datan de 2013, pero después de cinco años el caso prescribió.

Patricia Morejón, fiscal provincial de Guayas, indicó que además del delito sexual hay una indagación por tortura. “Ambos delitos son investigados de oficio en virtud de una versión de las víctimas en la que se evidenció un nuevo delito, el de tortura. Este no prescribe. La misma ley prevé que si existe un delito autónomo se investigue por cuenta separada y es lo que hemos hecho”.

En la parte baja de la Fiscalía un grupo de personas con carteles apoyaba al sacerdote, pero prefirieron no dar declaraciones.

Andrés Vizcarra se identifica como parte del grupo “Los sobrevivientes de Luis Fernando”. Él asegura que día a día aparecen más afectados por “La dinámica del pecado”, unos del año 1994.

El joven, que hoy tiene 24 años, asegura que primero consideraba como normal lo que hacía el sacerdote, pero luego entendió que “yo también fui abusado. Creo que un sacerdote en sus cabales enseñaría el pecado de cualquier otra forma, “no amarrándote, torturándote, dejándote en bóxer y sin camiseta”.

Andrés quiere que el sacerdote pida perdón a los chicos y que “no diga descaradamente que no les hizo nada”. La Arquidiócesis de Guayaquil rechazó las prácticas de Intriago y en el campo del derecho canónico sigue un juicio en su contra por conducta inapropiada. Está en fase de apelación extraordinaria. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: