Especial coronavirus

Personal de Criminalística identifica a fallecidos de covid y los entrega a parientes

17 de julio de 2020 00:00

Hasta el miércoles 15 de julio, el personal de Criminalística de la Policía ya había identificado a 100 cuerpos de personas fallecidas por covid-19 o sospechosas de morir como consecuencia del contagio del virus.

Familiares que recibieron la mañana de este jueves 16 de julio los cuerpos de sus parientes debidamente identificados se los llevaron para darles cristiana sepultura.

La identificación de los cadáveres extraviados obedece a una resolución de una acción de protección que planteó la Defensoría del Pueblo en representación de 138 familias.

El 26 de junio de este año, el juez Carlos Andrade López dispuso un plazo de 10 días al personal de Criminalística para que inicie una investigación de los cuerpos sin identificar relacionados con la pandemia.

Es así que la Defensoría del Pueblo se mantiene vigilante de esa disposición judicial. La tarea la tiene Zaira Rovira, funcionaria de la Defensoría del Pueblo.

Rovira tiene conocimiento de que habían 216 cuerpos en Criminalística de la Policía, de los cuales 100 se identificaron hasta el miércoles. “Hoy (jueves 16 de julio de 2020) aumentó entre 110 y 112 la identificación de los cuerpos. Aspiramos que en el transcurso de la próxima semana estén reconocidos todos”, dijo.

Uno de los protocolos para las personas que mueren con covid o sospecha del virus era que el Estado asumiera la inhumación de estos cuerpos de forma directa, sostuvo la defensora.

“Lo que pasó en Guayaquil es que hubo todo un desborde que dio origen, a más de la inobservancia y de las vulneraciones, a la acumulación de muertos y se perdieron las identificaciones”, manifestó.

Es importante que las familias acudan a Criminalística de la Policía para que ayuden a identificar a sus parientes fallecidos y los inhumen, añadió.

Por fin la mañana de este miércoles 16 de julio de 2020 los familiares de Félix Alberto Merchán pudieron identificarlo y retirar su cuerpo para llevarlo al cementerio.
Foto: William Orellana / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado