Los ‘coyoteros’ hallan nuevas rutas para llevar migrantes a EE.UU.

- 05 de abril de 2018 - 00:00
La migración ilegal del Austro ha llevado a familias a la ruina, al progreso económico y al dolor por la pérdida de sus seres queridos en su camino a EE.UU. La primera gráfica corresponde a un sector de Biblián; la segunda, al cantón Cañar, donde se construyeron elegantes casas; y tercera, a la comuna Zhud.
Fotos: César Muñoz / El Telégrafo

Las redes ilícitas se involucran en las comunidades y se ingenian nuevas rutas para ingresar ilegalmente a Estados Unidos, señala Raúl Abad, coordinador zonal del Austro de la Cancillería.

Sentada sobre una banqueta del Parque del Migrante en la capital de la provincia de Cañar está Carmen Hurtado. Son las 13:30 del martes 27 de marzo, la tarde está soleada y a su alrededor juega su hija con otros niños.

Por momentos la mujer, de 51 años, dirige su mirada hacia el horizonte y queda inmóvil. Pese a los gritos contagiosos de alegría de los chicos, ella está seria.

La madre de familia confiesa que es víctima de la migración y que luego de 15 años de ausencia de su esposo le cuesta reponerse de la separación. Está en Azogues, irónicamente en el parque dedicado a los migrantes, descansando luego de realizar unos trámites personales.

La mujer, oriunda del cantón La Troncal (litoral de la provincia de Cañar), cuenta que su esposo salió hace 15 años del ingenio donde trabajaba porque el salario que percibía no le alcanzaba para mantener a la familia.

Por ello su cónyuge contactó, a través de un amigo, a un “coyotero” para que lo ayudara a emigrar a Estados Unidos, donde anhelaba conseguir un buen trabajo que le permitiera mantener mejor su hogar.

Doña Carmen recuerda que al comienzo no estuvo de acuerdo con la idea, pero la situación económica la obligó a aceptar esa opción. A partir de ello todo fue dolor.

Primero, el viaje de su esposo fue accidentado. Recibió maltratos, humillaciones, explotación por las bandas de coyoteros durante su travesía por tierra hasta el sueño americano. Antes fue apresado en Guatemala y México, pero salió de las cárceles y emprendió su camino.

La mujer relata que su esposo fue abandonado sin agua, ni comida en una zona desértica. Los pies le sangraban porque había gastado la poca suela de los zapatos.

“Estuvo a punto de echarse a morir en el desierto, pero pensar en nosotros lo motivó a cumplir la caminata”, rememora Carmen, al reconocer que las lágrimas se le secaron de tanto llorar en estos 15 años.

Pese a cumplir su cometido, el drama continuó. Tienen una gran deuda con los coyotes que aún no pueden cancelar y más bien creció a $ 30.000 por los intereses. “Mi esposo me cuenta que no gana lo suficiente y seguimos siendo pobres”.

Este drama es solo uno de los miles que se repiten a lo largo de Cañar y el Austro ecuatoriano, la zona más golpeada por la migración ilegal y es el principal centro de operaciones de bandas dedicadas al tráfico de personas.

Los obligan a llevar droga
Raúl Abad, coordinador zonal en el Austro del Ministerio de Relaciones Exteriores, reconoce que combatir este delito es complicado, porque estas redes ilícitas se involucran en las comunidades y se ingenian nuevas rutas para ingresar ilegalmente a los migrantes latinoamericanos en Estados Unidos y Europa.  

Recuerda que al comienzo los “coyotes” utilizaban la ruta terrestre Perú-Centroamérica-México, pero luego pasaron a través de Colombia, posteriormente a las rutas marítimas Guayaquil-Bahamas-Estados Unidos.

“Ellos tienen infinidad de recursos, de ideas, innovan para cumplir con el objetivo de introducir a nuestros hermanos y burlar los estrictos controles no solo de nuestros países, sino de Estados Unidos, con la tecnología con la que ellos cuentan”, señala.

El titular de la Cancillería en el Austro indica que se detectó que la migración ilegal cada vez se vuelve más riesgosa, pues ahora los ciudadanos son sometidos por carteles de la droga en México y obligados a llevar en sus maletas sustancias estupefacientes, con lo cual se exponen a los delitos de migración ilegal y tráfico de drogas, que tiene duras penas en EE.UU.

Migración riesgosa
Uno de los episodios más recientes de migración riesgosa ocurrió el 26 de febrero cuando dos primos, de 16 y 17 años, del cantón El Tambo, murieron al caer desde el tren de aterrizaje de un avión que despegaba del aeropuerto internacional de Guayaquil.

El fiscal provincial de Cañar, Leonardo Amoroso, solicitó a la familia de los adolescentes toda la información posible para avanzar en las indagaciones y dar con los presuntos coyoteros que contactaron a los jóvenes.

Según el Ministerio Público, en los últimos años se registraron casos emblemáticos como el de Joselyn Noemí Álvarez, de 12 años, quien fue violada por coyoteros durante su travesía hacia EE.UU. Tras ser detectada como emigrante ilegal en México, ella se ahorcó en un centro de acogida y como resultado de las investigaciones se aprehendió y sentenció a dos personas que estuvieron involucradas en el caso.

Además, se registra el caso de Lala Pomavilla, quien sobrevivió en una balacera causada por el cartel Los Zetas en México. El hombre fue traído a Ecuador; su familia y él reciben protección estatal.

Acción ciudadana
Para el gobernador de Cañar, Luis Quishpi, la forma más efectiva para combatir las redes de tráfico ilegal de personas es la denuncia. “Hemos declarado acción ciudadana para que se implemente una cultura de denuncia, a fin de que haya responsabilidad compartida”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: