4.195 vehículos fueron robados en el país de enero a noviembre de 2018

- 03 de enero de 2019 - 00:00
El robo de carros se dispara durante diciembre y los primeros días de enero, informan las autoridades policiales.
Foto: El Telégrafo

Solo en Guayaquil, la cifra es de 180 carros sustraídos en 21 días de diciembre. La Policía sugiere parquear en lugares iluminados y que cuenten con guardianía permanente, además colocar un sistema de seguridad o alarma.

Carlos, taxista informal, recogió una carrera en la vía Perimetral, en el sector conocido como entrada de la ocho.

Se trataba de un hombre y una menor de edad, quienes le solicitaron que los llevara a la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). Cuando estaban cerca del destino, el hombre sacó un cuchillo y bajo amenazas lo obligó a abandonar el automotor.

Afortunadamente, dos minutos más tarde pasó por el lugar una patrulla policial, él le dio aviso del robo y gracias a las labores de búsqueda recuperaron el vehículo una hora después, en las calles Luque y Chile, en el centro de la ciudad, a 12 kilómetros de distancia.

El robo del carro se registró el pasado 18 de diciembre. Este delito se dispara durante diciembre y los primeros días de enero, informan las autoridades policiales.

La general de distrito Tanya Varela, comandante de Policía de la Zona 8, que comprende las ciudades de Guayaquil, Durán y Samborondón, afirma que en el mes de diciembre se incrementan los delitos contra la propiedad, en especial el robo a personas y vehículos.

En el caso de la sustracción de automotores, Varela recomienda a los ciudadanos que lo primero que deben hacer es notificarlo a la Policía.

Indica que entre más tarde el perjudicado acuda a la autoridad, es más difícil organizar un barrido en el sector y se vuelve menos probable encontrar el vehículo. “Las personas optan por llamar primero a sus familiares y amigos para que ayuden a rastrear el vehículo y luego recién avisan a la Policía”.

Otro recurso poco efectivo que utilizan las víctimas es publicar en redes sociales y en grupos de mensajería instantánea, pues esto casi nunca resulta en información valiosa para recuperar el automotor.

Además, explica que si se ubica el vehículo rápidamente actúan en flagrancia, lo que facilita la recuperación y que los antisociales reciban la pena correspondiente. Sin embargo, reportar de inmediato no es garantía de que el carro aparecerá.

Carros robados, desmantelados

El fiscal César Peña Morán manifiesta que, regularmente, los vehículos robados son desmantelados y vendidos por partes y piezas a distintos locales que compran repuestos de segunda mano.

“Es complicado sacar los carros del país, por eso las bandas que operan bajo pedido, se sustraen una marca determinada y los comercializan por partes. En dos a cinco horas lo desbaratan, es rápido”, explicó Peña.

El funcionario detalló que la ganancia va desde $ 1.000 hasta $ 3.000, según el tipo de vehículo sustraído. “En algunos operativos realizados en talleres con agentes de la Policía Judicial encontramos piezas de automotores que en los archivos constan como robados”.

Peña agrega que hay casos de personas que denuncian el robo de sus vehículos, pero realmente los desaparecen para cobrar la prima del seguro y ganar un beneficio.

“Incurren en un fraude procesal porque inducen a engaños al fiscal y posteriormente a un juez por denuncias falsas de hechos fraudulentos”, sostiene el fiscal.

Diego Vintimilla, de 29 años, fue víctima del robo de su vehículo en el sector Sauces 6, en el norte de Guayaquil. Contó que estacionó al pie de una zona comercial cerca de cinco minutos y al volver su carro no estaba.

Un caso similar se registró el 7 de diciembre pasado en las calles Juan Montalvo y Panamá, en el centro de la urbe. “Gabriel”, quien se reserva su nombre por temor a represalias de los delincuentes, se ausentó de su auto por media hora y “cuando volví, la puerta estaba violentada y me robaron la radio”.

El hombre ubicó una patrulla policial una cuadra más adelante, pero los gendarmes le indicaron que al no existir cámaras en esa calle no podían ayudar. Tampoco lo auxilió el personal de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC).

El delito lo denunció en la Fiscalía. Dos agentes de esa dependencia se excusaron de conocer el caso. Y sigue en resorteo.

Robos son frecuentes

Según la Policía, del 1 al 21 de diciembre se reportaron 180 casos de robos de vehículos. “Es el doble del promedio de carros robados con respecto a los otros meses”, dice el coronel Galo Erazo, jefe de la Policía Judicial de la Zona 8.

Sobre el destino de los automotores sustraídos, explica que por lo general terminan en talleres clandestinos -la mayoría en el sur de la ciudad-, donde son desmantelados y los venden por partes.

También, los antisociales cometen otros actos delictivos con los vehículos robados, como secuestros exprés, asaltos y robos a locales, trata de personas, entre otros.

Medidas de prevención

Abraham Correa, gerente de logística de Carseg-Hunter, y exjefe de Policía de Guayas, aconseja a los conductores  que estacionen sus autos en lugares seguros e iluminados.

Las personas deben evitar el aparcamiento frecuente en lugares públicos o de distracción nocturna; y asegurar bien su auto, porque puede ser víctima de delincuencia, señala el exoficial.

Otros consejos son no tomar rutas alternas, ni dejar en el vehículo objetos de valor, como dispositivos tecnológicos o carteras, ya que eso atrae a los antisociales; no frecuentar o dejar su vehículo estacionado en zonas consideradas de alto riesgo.

El gerente de logística en seguridad sugiere tomar precauciones antes de abrir el carro para no llevarse sorpresas desagradables. Finalmente, recomienda a los propietarios de vehículos adquirir un sistema de seguridad para su automotor.

El coronel Erazo aconseja a las personas dejar sus automóviles en parqueaderos con cerramiento y que cuenten con guardianía permanente. “No le puede confiar su vehículo a supuestos guardias de la calle que le cobran 50 centavos y no les importa quién se lleva el vehículo”, indica. (I)

------------------------

Accesorios y partes robados se venden en el sur de la urbe

Según el subcomandante de Policía de la Zona 8, Carlos Mera, las zonas con mayor riesgo de robos a automotores en Guayaquil se encuentran en el noroeste de la ciudad.

Los sectores como Florida Norte, Mapasingue (este y oeste) y Bastión Popular son los que más registran este tipo de delitos. “No solo se roban los vehículos, también se sustraen las piezas y los accesorios, que después son vendidos de manera informal”.

Explicó que los autos siniestrados por lo general son trasladados al sur de la ciudad, donde son desmantelados en lugares clandestinos. Una vez desarmados las piezas son vendidas en zonas donde hay gran oferta.

A lo largo de la calle Ayacucho y sus intersecciones, así como en las arterias de Los Ríos, 10 de Agosto y Esmeraldas, se observa gran cantidad de “vendedores” que se acercan a las personas que transitan en busca de repuestos.

Entre las piezas de dudosa procedencia que ofrecen están insignias de determinadas marcas y modelos, radios y sus mascarillas, sensores y repuestos de alto costo, elevadores de vidrios automáticos y retrovisores.

“Un sensor que en una concesionaria cuesta $ 360, lo conseguí en $ 20”, manifestó un comprador. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP