Requisaron celulares a internas tras crimen de directora de cárcel

- 29 de marzo de 2018 - 00:00
El velorio de Gavis Moreno fue en su domicilio situado en la cooperativa Vencer o Morir 2, en la Isla Trinitaria.
Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

La abogada Gavis Moreno, de 45 años, tenía dos hijos menores y vivía en la Isla Trinitaria, en el sur de Guayaquil. Hace ocho meses fue asignada para dirigir el recinto penitenciario femenino.

Las privadas de la libertad ingresaban con confianza en la oficina de la directora, Gavis Glenda Moreno de León, una bonachona mujer, de 45 años. Incluso dejaba que una de las internas entrara a su despacho y le arreglara las uñas de las manos y los pies.

La funcionaria, quien era abogada, dirigía la Cárcel de Mujeres de Guayaquil hace ocho meses. Anteriormente trabajó nueve años como asesora jurídica en el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y cuatro años como asesora 1 en la Asamblea.

El último evento grande que organizó en la cárcel fue el 9 de marzo, cuando el grupo musical Las faraonas del amor presentaron su primer disco.

Aquel día lució un vestido negro pegado al cuerpo y encima un chaleco rojo. Las mujeres del centro penitenciario la ovacionaron más que a cualquier otra autoridad.

Hugo Jácome, secretario del recinto, contó que Gavis estaba muy interesada en que las internas desarrollaran habilidades, por lo que era querida. El pasado martes organizó un casting (audición) para escoger a nuevas cantantes y bailarinas.

Más tarde, cuando se dirigía a su casa, uno de dos hombres que se movilizaban en una moto le quitó la vida con 12 disparos. Los asesinos aprovecharon el tráfico que a las 18:30 había en la Perimetral para acercarse a la ventana -ella llevaba el vidrio abajo- y cumplir su cometido.

El chofer de la camioneta recibió un balazo en el abdomen. Herido condujo hasta el hospital Universitario para salvarle la vida a su compañera, pero ella no resistió.

Gavis tenía dos hijos, de siete y 11 años . Vivía con ellos en una casa en la cooperativa Vencer o Morir 2, en la Isla Trinitaria, en el sur de la ciudad. En ese lugar fue velada ayer.

Sus padres pasaron adentro del domicilio casi sin despegarse del féretro, mientras otros familiares y amigos permanecieron afuera en unas sillas plásticas acomodadas en la calle debajo de carpas.

Alejandro, uno de sus tres hermanos, describió a Gavis como una mujer entregada a su trabajo, cercana a la comunidad y excelente madre. “Sacaba adelante a sus hijos como cualquier mujer que tiene que vérselas sola”.

El joven recordó que su hermana le contaba que el trabajo que hacía en la cárcel era lo que le gustaba. “Literalmente dio la vida por esto. No conocíamos de amenazas en su contra”.

Rosana Alvarado, ministra de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, llegó al mediodía al domicilio. “Es un golpe tremendo para la familia y para quienes trabajamos con ella. En Gavis, uno encontraba a una mujer comprometida y enamorada de lo que hacía. Tenía una alegría que no se encuentra fácilmente en una persona”.

La ministra aseguró que las novedades de la funcionaria siempre tenían que ver con nuevos murales, concursos, graduaciones, cartas y poemas. “Hacía un gran trabajo. No tenemos reporte de amenaza, pero hay gente que por su contacto con las personas minimiza los riesgos”.

Alvarado explicó que cuando un funcionario reporta que está en peligro se le otorga protección.

Víctor Araus, jefe de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida y Muertes Violentas (Dinased), afirmó que la funcionaria estaba amenazada de muerte desde el interior del centro, según las entrevistas a sus compañeros.

“La investigación apunta hacia allá, este crimen no va a quedar impune. Tengo entendido que en su trabajo gozaba de mucha aceptación, pero seguramente había personas inconformes”.

Víctor González, fiscal de la Unidad de Delitos Flagrantes, informó que tras el crimen se hizo una requisa en la cárcel. La oficina de la directora y cinco celdas fueron revisadas. Entre las evidencias recabadas están el CPU y la agenda personal de la funcionaria; seis celulares de las internas y otros dispositivos.

Patricia Morejón, fiscal provincial de Guayas, indicó que el chofer herido será ingresado en el programa de protección de víctimas y testigos. (I)

Gavis (izquierda) les daba confianza a las internas. Aquí una de ellas le  arreglaba las uñas de los pies en la que era su oficina. Foto: José Morán / El Telégrafo

Cronología
Dos directores y tres guías, uno de ellos jefe, fueron asesinados por órdenes de reos entre julio de 2005 y abril de 2007.

7/julio 2005
El director de la Penitenciaría del Litoral, Eddy Henríquez, fue asesinado de cuatro tiros cuando salía de su casa en la manzana D-8 de la cooperativa Juan Montalvo.

24/septiembre 2005
Dos hombres asesinaron a tiros al guía Carlos Macías, quien se trasladaba en un bus con destino a su casa en Florida Norte.

10/diciembre 2005
Sicarios mataron a tiros al jefe de guías de la Penitenciaría del Litoral, Luis Tenemaza Vivanco. El occiso fue sorprendido cuando compraba materiales de construcción.

24/febrero 2017
El carcelero Miguel Ángel Muñoz Ortega fue asesinado de un balazo en la esquina de su casa, en la cuarta etapa de la ciudadela El Recreo, en Durán.

27/abril 2007
La directora de la Penitenciaría del Litoral, Soledad Rodríguez, fue acribillada frente a su casa en las calles 21 y Oriente. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: