“Arroz Verde es el espejo de la mala conciencia del correísmo”

07 de septiembre de 2020 15:52

Este lunes 7 de septiembre se marca un hito en la justicia ecuatoriana. El Tribunal de Casación ratificó la sentencia contra el expresidente Rafael Correa y otros 18 acusados en el caso sobornos, que fue el entramado denominado Arroz Verde. El exmandatario fue condenado a 8 años de prisión.
Este entramado se reveló tras la investigación efectuada por los periodistas Fernando Villavicencio y Christian Zurita, quienes dedicaron largas horas de trabajo y hasta amenazas judiciales y persecución. Ellos emiten sus criterios en torno a este caso.

Fernando Villavicencio, periodista y activista político

Una vez culminado el caso Sobornos ¿Qué lectura obtienen los ecuatorianos?
Lo largo del tema ha sido la espera por la justicia, es un caso judicialmente completo en cuanto al procedimiento y es un proceso que nace de una investigación periodística que asume la Fiscal General del Estado, Diana Salazar, a través de una serie de pericias y allanamientos con base, en gran parte, a la información facilitada por Christian Zurita y quien habla y luego se abre el juicio, hay una sentencia de la jueza Daniella Camacho, luego en segunda instancia el Tribunal Penal confirma la columna vertebral del proceso.

Este caso nació de un trabajo periodístico de investigación…
El elemento central que reveló nuestro trabajo periodístico, es la existencia de una estructura delictiva llamada por la fiscal Salazar, una estructura criminal liderada por el entonces Presidente de la República (Rafael Correa), eso lo convierte en un caso único de la historia del país, porque fue desde el despacho presidencial y con conocimiento del Presidente de la República y su círculo íntimo que se armó este mecanismo delictivo.

¿El caso Arroz Verde se convirtió en un ejemplo de denuncia contra el poder?
Arroz verde, más que por la cuantía es el hecho de haber descubierto un mecanismo de sobornos a través del cual, el poder y las máximas autoridades del estado requerían recursos económicos a las compañías contratistas, a cambio de firmas de contratos o del pago de facturas pendientes; aparte estos recursos eran desviados al partido político presidido por Rafael Correa, para financiar campañas electorales de este movimiento político, esto convierte en un caso único incluso en América Latina hasta superior que Lava Jato.

¿Cuál fue la etapa más difícil de la investigación?
Lo más difícil en el trabajo periodístico fue en que nosotros nos jugamos el todo, incluso cuando lo publicamos, yo estaba procesado y 9 veces he estado fuera del país, igual Christian Zurita; quizá la parte más dura fue cuando salimos del país; yo publico un reportaje desde Lima y solo desde el momento en que la fiscal Diana Salazar asegura que va a abrir una indagación previa yo regreso al país y entregamos el resto de la información. De ahí procesalmente, lo más complicado fue el trabajo fiscal, el haber allanado la Presidencia de la República, la Corte Constitucional y haber descubierto en los computadores de la Presidencia las evidencias que nosotros publicamos y creo que también el hecho de la fiscal de haber garantizado que el ejecutivo de la compañía Odebrecht se convierta en delator, sin dudas fueron asuntos claves en la indagación previa.

¿La investigación periodística fue clave para develar este entramado?
Nosotros, una vez que recibimos en varias entregas casi 1.000 documentos, nos demoramos más de tres meses en procesar  información, cotejar los documentos y hacer una primera publicación y luego hacer 14 entregas dentro de Arroz Verde. Para nosotros no era sorpresa, porque años atrás habíamos investigado los grandes contratos con Odebrecht Refinería del Pacífico, Refinería de Esmeraldas, poliducto Pascuales-Cuenca y sabíamos que había sobreprecios, lo que faltaba por descubrir era el mecanismo y eso es lo que hallamos con los 11.000 documentos.

¿A más de documentos, qué otros elementos se descubrieron?
Había una oficina que trabajaba con la Presidencia de la República en el edificio La Unión y luego otra oficina en el edificio Concorde, manejado por Pamela Martínez y que toda esta estructura estaba en conocimiento de Rafael Correa, Jorge Glas, Alexis Mera y otros funcionarios de Gobierno, eso fue lo valioso y eso se encontró en miles de correos electrónicos, documentos, facturas, publicamos decenas de facturas y cuadros de informes que pasaba Laura Terán a Pamela Martínez y eso lo conocía el Presidente de la República, se conocía todos los ingresos y egresos que había en este mecanismo de sobornos.

¿Considera que han existido maniobras para tratar de enturbiar jurídicamente el proceso?
Arroz Verde es el espejo de la mala conciencia del correísmo, porque todos los que ellos hicieron se les está revirtiendo en su contra, Arroz Verde es la prueba de que sí es posible, después de diez años, aplicar el debido proceso, tanto que los procesados han tenido todo el derecho de defenderse, incluso en este ultimo, la casación se le dio la opción a Rafael Correa de expresarse, vía telemática, aún estando prófugo, se han cambiado las medidas de prisión por otras para evitar que argumenten que hay un excesivo abuso de prisión preventiva, Alexis Mera está en su casa, otros han salido del país, lo mismo con María de los Ángeles Duarte que, burlando el grillete, está en la Embajada de Argentina, hay demasiada condescendencia de la justicia ecuatoriana. Ellos judicializaron la opinión, pero ahora se les ha respetado el debido proceso.

 
Christian Zurita, periodista de investigación

¿El dictamen del tribunal es el resultado que se esperaba?
Era difícil que el tribunal no ratifique la sentencia de primera y segunda instancia; son 800 páginas de sentencia y en esta estructura se veía con claridad los hechos de corrupción en los procesos de financiamiento irregular de la campaña de Alianza PAIS (en el gobierno de Rafael Correa) y la forma en que los ejecutivos y empresarios de empresas involucradas participaron.

Los abogados de los acusados han insistido en que no se ha respetado el debido proceso ¿Cuál es su lectura sobre estos argumentos?
En ese sentido yo considero que eso se debe en buena medida a que los medios de comunicación no han hecho su trabajo, creo que la sentencia en primera instancia estaba allí para que los medios tengan la sensatez de poner periodistas para desmenuzar la sentencia, allí está todo pero no lo han hecho; lo que han esperado como respuesta es esta falsa avanzada de abogados de los imputados a decir que no se ha respetado el debido proceso.

¿Qué obtienen con esto?
Han ganado escenario porque hubo más abogados llevando el caso que periodistas cubriéndolo. He visto al menos 45 abogados en el caso Sobornos aupando y creando una narrativa jurídica y no más de 18 periodistas que tuvieron la posibilidad de contar, a medias, una historia que está completa. Así que los medios han jugado un papel de que esto no haya sido lo suficientemente aplastante como en realidad es.

¿Se podría crear un eventual escenario de que si se lleva a corte internacionales se dirima alguna acción en contra del Estado ecuatoriano?
Es difícil que eso suceda y en verdad tendrá que pasar mucho tiempo para que se concrete y se efectúe, en el peor de los casos. Le pongo un ejemplo: cuando junto con Juan Carlos Calderón construimos el tema que se derivó en el juicio del Gran Hermano, interpusimos una querella a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que está calificada desde 2011 y siendo un tema preponderante dentro de la libertad de expresión, porque el caso gran Hermano es un ejemplo paradigmático y ejemplo en toda la región con respecto al manejo a la libertad de expresión, el caso no ha avanzado.

En ese contexto ¿no existe ninguna posibilidad entonces?
Cualquier tema de cortes internacionales llevarán al menos 8 o 9 años, en el mejor de los casos, entonces es una guerra perdida para Rafael Correa, porque puede que enfrente el proceso y veamos cómo nos lleva, porque llevar un proceso contra un estado se necesita de recursos económicos y ahí quedará evidenciado de dónde paga a sus abogados, así que no es nada fácil para él. Así que toda línea que fueran a presentar ellos como una amenaza a lo que significa la búsqueda de justicia internacional siempre será usado en contra de ellos, sobre todo por los recursos económicos. Eso solo se hace con recursos económicos, no hay otra manera.

¿Entonces solo se trata de una estrategia de los abogados defensores?
Yo creo que todos los abogados han construido una entelequia jurídica en el Ecuador sobre los hechos de Arroz Verde, que lo que buscan e intentan es generar un nivel de opacidad y lograr sacar provecho de esto. La función de los periodistas es contar los hechos como fueron y cuando se cuentan los hechos se tiene evidencia de lo que fue Arroz Verde. Mas allá de eso existe solo una entelequia jurídica que intenta esconder la verdad para que los imputados no puedan ser sentenciados, pero ya vemos que la fuerza de los hechos es más fuerte con respecto a la teorías jurídicas que han hecho los abogados.

Los periodistas Fernando Villavicencio y Christian Zurita revelaron la trama de sobornos durante el gobierno de Rafael Correa.
Archivo/El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado