Abogado apela decisión de expulsión de pastor sospechoso de abusos

02 de agosto de 2019 00:00

El pastor Jorge G. fue expulsado el mes pasado de la Conferencia Evangélica de las Asambleas de Dios (Ceade) por haber cometido presuntamente delitos sexuales en contra de adolescentes y jóvenes del Centro Cristiano de Milagro.    

Juan Cueva representa a Jorge G. ante la Ceade. Él manifestó que interpuso el recurso de apelación a la resolución porque vulneran los derechos del pastor.

“El proceso de control disciplinario estuvo viciado. Se violaron normas constitucionales como la presunción de inocencia”.

Cueva dijo que no hay una resolución en firme y que el pastor puede ir a cualquier Iglesia porque prohibírselo sería discriminarlo.

El mismo jurista representa al Centro Cristiano de Milagro ante la Defensoría del Pueblo, donde las supuestas víctimas asentaron la queja el 8 de julio.

Cueva indicó que la entidad notificó a la Iglesia el 26 del mismo mes y les solicitó un pronunciamiento.

El 31 de julio entregaron la contestación, según el abogado. “Hicimos los descargos de manera documentada en tres puntos básicos”.

El primero se refiere a la queja de dos trabajadores que dijeron ser despedidos u obligados a renunciar. “Demostramos con la documentación de recursos humanos que presentaron su renuncia voluntaria e irrevocable por asuntos personales”.

El segundo se refiere a que supuestamente las autoridades de la Iglesia no actuaron ante los hechos.

Cueva manifestó que el día que el pastor Miguel Garaicoa, representante legal de la Iglesia, conoció del supuesto delito cesó las funciones de Jorge G.

“Le indicó que no podía realizar actividades hasta que la Ceade determine una acción y la Fiscalía se pronuncie”. Garaicoa instó a los que conocían del caso a que denuncien el hecho, acotó.

El tercero se refiere a que los muchachos indicaron que no los dejan ingresar en la Iglesia. “Ellos iban al templo y hay testigos de que además se burlaban y decían groserías. Por eso Garaicoa les dijo que no les permitiría el ingreso si faltaban el respeto”. (I)