Ecuador, 22 de Abril de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

45 años calló una víctima de la pederastia en Chile

Los abusos sexuales a menores habrían ocurrido en dos unidades educativas a cargo de la orden religiosa.
Los abusos sexuales a menores habrían ocurrido en dos unidades educativas a cargo de la orden religiosa.
Foto: cortesía
25 de febrero de 2018 - 16:33 - AFP

A los 10 años ingresó a un colegio de la Congregación Marista y comenzó su suplicio. Abusos sexuales y una violación transformaron en un “eterno juego perverso” la niñez de Jaime Concha, una de las víctimas de decenas de casos de pederastia develados en los últimos años en Chile.

Décadas después de esa espiral de manipulación y abusos que se iniciaron en 1973 -con su ingreso al colegio Alonso de Ercilla de Santiago- este médico, de 55 años, decidió contar su historia y así comenzar a sanar sus heridas. 

“Había una verdadera confabulación donde todos estaban vinculados y esperándonos. La excusa era el campamento, el examen vocacional o el retiro, para abusarnos”, dijo Concha en una entrevista con la AFP.

Con los boletines de notas que acumuló durante sus años en el colegio, Jaime recuerda su primera comunión como “un acto nauseabundo” en el que tuvo que recibir la hostia de parte del mismo cura que había abusado de él.

“Como niño ¿qué iba a contar lo que me había pasado? Termino por no hablar, quedarme callado por miedo, por vergüenza y por culpa después”, reflexionó Concha.

El inicio del terror

Los abusos contra Jaime comenzaron en clases de letra gótica y siguieron en los salones del colegio y otros rincones del recinto, incluso en los cuartos de los religiosos y los campamentos de ‘scout’ que se organizaban en la misma congregación.

Jaime acusa directamente a los hermanos maristas españoles José Monasterio -ya fallecido- y Abel Pérez, quien fue separado del cargo por la propia congregación y permanece bajo investigación judicial.

“El hermano Abel me sentaba en sus piernas, empezaba a hablarme, y yo, lo único que quería era que hiciera lo que tuviera que hacer y lo hiciera rápido. Entonces ni siquiera escuchaba lo que  me decía. Yo sabía que todo era una excusa para tomarme y entonces yo lo único que trataba de hacer era casi como salirme de mi cuerpo”, recordó Concha.

Denuncia formal

En agosto del año pasado, la Congregación de Hermanos Maristas de Chile presentó una denuncia ante la Fiscalía de ese país en contra de Abel Pérez, acusado de abusar sexualmente de 14 menores de edad en dos colegios pertenecientes a la orden.

Una denuncia que llegó siete años después de que Pérez confesara ser el autor de abusos prolongados por tres décadas.

El religioso fue separado de toda actividad con niños y enviado a una residencia de la comunidad en Perú, según medios locales.

“Escucho esa verdad oficial y confronto con la memoria traumática mía y conecto las piezas y aparece un tsunami sobre mí donde se avalanchan todos mis recuerdos”, dijo Concha respecto al momento en que, en septiembre del año pasado, decidió finalmente hablar de su experiencia en una reunión de exestudiantes.

Jaime siente que por fin y tras 45 años de vivir “enganchado en el terror, en la angustia” que arruinó su infancia y marcó para siempre su vida, podrá ahora hacer una diferencia y evitar que otros niños repitan su historia.

De momento, su crudo testimonio motivó a otras víctimas a denunciar abusos que se prolongaron por décadas.

Apoyados por la Fundación para la Confianza -formada por víctimas del influyente sacerdote Fernando Karadima, condenado por el Vaticano por abuso sexual-, Concha y otras víctimas acudieron en masa a la justicia y dieron detalles de sus casos.

Lo que vivió Concha no está vinculado con otros casos investigados por un emisario del Vaticano.

“Soy la evidencia de que en Chile, mientras se torturabay se violaban los derechos humanos sistemáticamente por la dictadura de (Augusto) Pinochet, a mí y a mis compañeros en el colegio en esa misma época, entre 1973 y 1978, también se nos violaron nuestros derechos humanos de niños”, indicó Concha.

Al final, la víctima advirtió que si la justicia de su país no responde, llevará el caso marista a instancias internacionales. (I)

Contenido externo patrocinado