Los Expositores españoles revelan cómo lograron disminuir los índices de siniestros

1.295 accidentes en 6 meses por conducir bajo efectos del alcohol

- 19 de julio de 2014 - 00:00
El exceso de velocidad al conducir es una de las principales causas de accidentes de tránsito en el país. Foto: Santiago Aguirre/El Telegrafo

Los Expositores españoles revelan cómo lograron disminuir los índices de siniestros

Conducir bajo los efectos del alcohol se ha constituido en la tercera causa de muerte en Ecuador, según investigación de la Fiscalía.

De enero a diciembre del año pasado ocurrieron 28.162 accidentes, de los cuales 2.277 personas fallecieron.

Por conducir en estado etílico se registraron de enero a septiembre de 2013, un global de 1.538 accidentes, según la Agencia Nacional de Tránsito (ANT).

Asimismo, de enero a junio de este año se produjeron 1.295 accidentes por embriaguez del conductor, indica la ANT.

Para la Fiscalía, en 2013 en el país fallecieron 3.180 personas en accidentes de tránsito, el 58,64% por exceso de velocidad; el 38,68% correspondió a las impericias del conductor; y, el 2,69% por el consumo de alcohol.

Ecuador no es el único país que vive esta lamentable realidad sobre la inseguridad vial, provocada por la irresponsabilidad de manejar en estado de embriaguez, España también enfrenta esta problemática, para la cual ya han adoptado medidas para reducir los índices de muertos.

Según Celestino Suárez, miembro de la Policía Urbana de Barcelona (España), hace 10 años se registraban en esa provincia de la región autónoma de Cataluña, 6.500 muertes al año por conducir bajo los efectos del alcohol. En 2013 la cifra se redujo a 1.680, aseguró en el taller de seguridad vial organizado por la Fundación ‘Corazones en el Cielo’ en Quito. Para llegar a esa disminución, Suárez explicó que en España se efectúan campañas permanentes de sensibilización en temas de educación vial para un cambio de cultura en la sociedad.

Los planes estratégicos se elaboran para un período de 10 años y la evaluación se efectúa a los 5, y dependiendo de los resultados se cambia de estrategia. “Ahora, por ejemplo, se está detectando un incremento de accidentes en moto y también de personas mayores”, explicó.

Por lo tanto, señaló que las medidas se enfocarán en más controles médicos para quienes son mayores de 65 años y manejan habitualmente un auto.

En Europa, los países referenciales en materia de seguridad son los nórdicos: Noruega, Dinamarca y Suecia. Siendo este último, el que posee menor índice de siniestralidad.

Begoña Martínez, formadora de la Policía de Cataluña, también se refirió a las campañas de educación vial, que se practican desde 1985 en las instituciones educativas, en estudiantes de 3 a 16 años. En esas campañas participan los uniformados, quienes visitan los planteles y dictan charlas de prevención.

“La educación vial no es un plan a corto plazo, es un proceso de formación que se inicia desde pequeño. Cuando se tiene los conocimientos de la normativa de circulación, también se adquiere una actitud positiva para evitar accidentes, eso es la conducción defensiva”, indicó la agente española.

Fabián Troya, asesor técnico del Club de Automovilismo y Turismo de Imbabura (CATI), afirmó que la conducción defensiva debe ser aplicada por todas las personas que tienen una responsabilidad detrás del volante.

Este modelo se aplicará a los futuros estudiantes del CATI, pues el club tiene una escuela de conducción para no profesionales desde hace 8 años. “Alrededor de 10.000 alumnos se han capacitado”, dijo.

Para Roberto Santa María, de Transportes Occidental, la aplicación del sistema de fondo de Caja Común ha incrementado la seguridad en la transportación de sus 70 unidades. “Eso evita excesos de velocidad o competencia entre las unidades, por lo que no han tenido accidentes que lamentar”, dijo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: