Equipos lusos son mayoría

19 de marzo de 2011 00:00

El Villarreal se enfrentará al Twente holandés en cuartos de final de la Europa League, según el sorteo realizado ayer en Nyon (Suiza), que se completó con los duelos: Porto-Spartak de Moscú, Benfica-PSV Eindhoven y Braga-Dínamo de Kiev.

El “Submarino Amarillo”, único conjunto español en la competición, buscará reeditar el título de su compatriota,  Atlético de Madrid, obtenido en la pasada edición, cuando se impuso 2-1 al Fulham inglés.

En caso de derrotar al cuadro holandés, el Villarreal se mediría en semifinales contra el ganador entre el Porto y el Spartak de Moscú y el choque de vuelta sería en El Madrigal español.
La otra “semi” enfrentaría a los ganadores de los duelos entre Benfica-PSV  y Braga-Dínamo de Kiev.

La competición europea no cuenta con equipos de las  cuatro grandes ligas del “Viejo Continente”: Inglaterra, Italia, Alemania y Francia.

La mayor representación la tiene Portugal, con tres representantes, con una semifinal Braga-Benfica como posible, mientras que los dos grandes rivales lusos, Benfica y Porto, solo pueden medirse en la final, igual que los dos equipos holandeses, PSV y Twente.

Los tres clubes portugueses juegan en casa en la ida y Benfica será el que tendrá, sin duda, la tarea más difícil, contra el PSV, repetición de la final de Copa de Europa de 1988 ganada por el club holandés en los penales (0-0 tras la prolongación).

El club “lisboeta” cuenta con la Europa League para relanzarse, habiendo ya abandonado casi toda esperanza de conservar su título de campeón nacional.

Oporto, líder invicto del campeonato luso, debe viajar de nuevo a la capital rusa, en el partido de vuelta, para enfrentarse al Spartak en su terreno sintético, tras haber eliminado al CSKA en octavos de final.

Los partidos de ida de cuartos de final de la Europa League se disputarán el 7 de abril y los de vuelta están fijados para el 14.

En tanto, las fechas para las semifinales son el 28 de abril y el 5 de mayo, con la final programada para el 18 de ese mes en Dublín. EFE