Campozano se colgó plata en un torneo maratónico para él

24 de octubre de 2011 - 00:00

Agobiado por los dolores musculares y el cansancio de lo que significó jugar casi dos partidos diarios (10 en total),  pero feliz porque al final pudo colgarse una medalla sobre su pecho, se mostró la noche del sábado el ecuatoriano Julio César Campozano, en la ceremonia de premiación de dobles, en la que alcanzó la plata junto con Roberto Quiroz, bajo el marco de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011.

El “Negro” jugó aquel día también dos encuentros, primero se enfrentó ante el veterano tenista dominicano Víctor Estrella, quien lo venció en su disputa por el bronce en singles, por parciales de 3-6, 7-5 y 6-3.

El joven de Guayaquil comenzó dominando el compromiso, pero el isleño logró recuperarse con dificultad en el segundo, para después dominar cómodo el tercero y último set del partido que se extendió por más de dos horas.

24-10-11-deporters-julio-cesar-campozanoEn el primer set me “salió todo perfecto” estimó  el guayaquileño de 25 años. “Pero en el segundo comenzaron los errores, cada segundo que pasaba me dolía un músculo más”, comentó respecto a una dolencia en el muslo derecho que lo obligó a parar el partido en dos oportunidades.

Con todo, en el segundo set, Campozano logró recuperarse de una ventaja de 4-0 y llegó a colocar el partido 5-5 con un juego de mucho movimiento, combinando jugadas profundas y a la red en la cancha rápida del Complejo Telcel.

“Es un torneo difícil para todos, uno viene para ganar el oro. Estoy orgulloso de mi rendimiento”, continuó el tenista ecuatoriano, que el sábado por la noche mismo jugó la final de dobles masculina contra Colombia.

La pareja “cafetera”, integrada por Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, ganó la medalla de oro en el torneo panamericano, al derrotar al dúo ecuatoriano, conformado por Julio César Campozano y Roberto Quiroz,  por 6-0 y 6-4.

Farah se proclamó también  campeón de la competición individual al vencer al brasileño Rogerio Dutra, 6-4 y 6-3, en la final de los Juegos de Guadalajara 2011 y se convirtió así en el gran protagonista del tenis panamericano.

En la final del tenis femenino, la estadounidense Irina Falconi, quien nació en Ecuador, consiguió su pase a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 al imponerse cómodamente a la puertorriqueña Mónica Puig con parciales 6-3 y 6-2.

Mientras que los honores en dobles fueron para las argentinas Florencia Molinero y María Irigoyen que revalidaron su título en el Panamericano carioca al imponerse por 6-4, 2-6 y 10-6 a las estadounidenses Chris McHale e Irina Falconi.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: