Alberto tocó con su “palabra” a Erazo

05 de julio de 2011 - 00:00

Como la habilidad de un viejo sabueso, Alberto Montaño “olfatea” a lo lejos el lugar donde juega fútbol la selección. Luego de tantos años, su pasión por este deporte sigue intacta y también su habilidad para orientar a los nuevos talentos.

FANÁTICO lo encuentra al pie de la cancha dos del complejo de Colón de Santa Fe, lugar en el que la selección nacional se “mueve”.  El ex defensa se acerca para saludar a los amigos y vivir aún más de cerca esta Copa América. Confiesa que antes del partido en el que Ecuador empató 0-0 a Paraguay, en su debut, el central Fricson Erazo le pidió consejo.

“Le dije algunas cosas. Yo creo que la experiencia que uno tiene es importante, quise sostenerlo un poco como jugador, porque cuando yo fui joven siempre me gustó que los mayores me hablaran. Estuvimos reunidos, porque tanto a (Roque) Santa Cruz, como a Nelson Haedo Valdez sí los pude enfrentar mientras yo todavía estaba activo”, indica para luego entrar en detalles.

“Le pedí que tuviera tranquilidad, que no se presionara porque fuera de su debut en un partido oficial con la selección, le dije que debía estar sereno, pues el defensa es el que le transmite seguridad atrás al equipo y al arquero. Además, le sugerí la manera en la que tenía que pararse dentro del campo de juego, en la parte técnica y en la táctica, también como debía recibir la pelota; le expliqué qué era lo que quería el profesor (Reinaldo) Rueda, algo que yo ya sé, puesto que más o menos tiene la misma línea que los profesores “Bolillo” y Maturana”.

Recién se conocieron en este viaje, pero Montaño afirma que entre “atletas de cristo” se entienden rápido.

El esmeraldeño recordado por marcar el primer gol del 2-0 con el que Ecuador venció a Argentina por primera vez en una eliminatoria (el 2 de junio de 1996), nunca olvida la palabra, ni tampoco cómo celebró aquel tanto de cabeza. Ese día se despojó de la camiseta “tricolor” y exhibió la leyenda: “Yo soy Atleta de Cristo”.

“Erazo también es cristiano. Ayer (el domingo) me lo presentaron, mas él ya quería desde hace mucho tiempo hablar conmigo, por eso también vine hasta acá. Narciso Mina hizo el contacto y pude dialogar largo con él sobre muchas cosas; está muy interesado en mejorar. Cuando uno tiene ganas de aprender como las tiene él, se evoluciona mucho más rápido”.

Al igual que Ariel Graziani, quien el domingo también estuvo en el gramado del estadio Brigadier Estanislao López, de propiedad de Colón de Santa Fe, no se considera un ex futbolista. “Yo no sé por qué a uno le dicen el ex jugador, uno lo sigue siendo; tiene la misma pasión. Uno dice: si estuviera ahí capaz la metía, la hubiera cabeceado, hiciera esto o esto otro, pese a que uno entiende que igual ya está del otro lado. Yo ya acepté que mi etapa dentro del campo pasó, ahora soy DT, pero igual uno tiene deseos de estar sobre el gramado”.

Montaño estaba dirigiendo al Deportivo Quevedo, sin embargo, rescindió contrato “porque ya había sacado el pasaje para venirme a la Copa América y les dije que iba a acompañar al club hasta que me viniera a la Argentina”.

En estos momentos no se alberga con la selección, se está quedando con un amigo (no revela el nombre) que jugó con él en Espoli. “A mí me gusta moverme solo, mi objetivo es poder aprender de los mejores que están aquí como técnicos. Con el profesor Rueda he podido hablar de algunas cosas, al “Tata” Martino también lo quiero ir a visitar porque fue compañero mío en Barcelona, asimismo, al “Bolillo”, que cuando me vea me ha de pegar un abrazo; él es muy efusivo”.

Sobre el debut de Ecuador señala que “hay que darle mérito a Elizaga que hizo un gran partido, realizó un par de atajadas importantes; para mí fue el mejor de la selección. En general el equipo me gustó porque tuvo una buena actitud ante un gran plantel que viene jugando junto desde hace tiempo y sabe lo que quiere el “Tata”. Nosotros estamos en una etapa de transición, mas  vi que estuvimos bien”, dice incluyéndose en la “Tri”.

En ese momento Erazo se le acerca y le da un abrazo, el defensa de El Nacional aprovecha para hablar sobre su estreno. “(Norberto) Araujo creo que se quedó hasta ronco de tanto gritarme, ja, ja, ja, pero eso está bien, yo quiero aprender”.

Sobre su relación con Montaño lanza: “Alberto es un jugador que ha actuado en mi posición, ahora me transmite su experiencia y yo estoy tratando de asimilar todas las opiniones que me den. La Palabra dice que en la multitud del consejero está la sabiduría, entonces estoy esmerándome en aplicarlo todos los días”.

Asimismo, el “Beto Araujo” se animó a hablar sobre su estreno oficial con la “Tri” y de su relación con Erazo. “Acá estuvo mi familia y me sentí muy bien... Elizaga fue la figura, tenemos que corregir ciertas cosas, no obstante, en  general, creo que estuvimos en un buen nivel con Fricson. Aunque debo confesar que en los primeros 15 minutos como equipo entramos con un poquito de dudas, no fuimos claros, le dimos la tenencia de pelota a los paraguayos y eso es muy peligroso, pero después lo pudimos corregir”.

Sobre el trato con Erazo indica que “asumo que mis gritos molestan un poco ja, ja, ja, sin embargo, la característica mía es  hablar mucho dentro de la cancha, tratar de ordenar y aportarle eso al grupo. Ese es mi punto de vista. Todo estará bien, siempre y cuando ninguno se enoje”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: