Miles de afiliados inconsultos

28 de julio de 2012 - 00:00

Empezaba el día y las redes sociales hervían. Todo se inició cuando el sitio web del Consejo Nacional Electoral (CNE) dispuso una aplicación para que los ciudadanos conozcan si son adherentes a alguna tienda política. Eso porque en los últimos días el organismo ha detectado casos de falsificación de firmas.

En Facebook y Twitter, ciudadanos, desde las 09:00 de ayer, se quejaban airadamente por estar en una organización política para la cual jamás habían prestado su rúbrica. El malestar fue tal que a los pocos minutos la aplicación del CNE se cayó. Aunque una fuente del organismo confirmó a este Diario que el portal fue retirado hasta nueva orden, la cual llegó a las 14:00.

A esa hora, la aplicación entró nuevamente al aire, pero con algunas modificaciones. Antes solo pedía el número de cédula, ahora se necesita el código del certificado de votación y la fecha de nacimiento. Además el CNE incluyó una alerta sobre  quienes usen mal la información, ya que serán sancionados.

Ayer, el organismo electoral sesionó en San Cristóbal, en las Islas Galápagos, como parte de un recorrido que ha iniciado por las capitales provinciales. Desde la mañana, los consejeros de la entidad conocieron  as denuncias ciudadanas. A las 14:00 inició el pleno para analizar qué mecanismos implementar para receptar las denuncias y  apoyar en forma directa a la ciudadanía que se siente afectada.

Domingo Paredes, presidente del CNE, señaló que es una responsabilidad compartida que se encuentra en una fase de indagación. Recordó que el proceso ya se encuentra en la Fiscalía. El funcionario animó a quienes se sientan perjudicados para que presenten sus denuncias ante la Fiscalía, entidad que, de ser el caso, solicitará declaraciones a los implicados en este caso.

Varias personas llegaron al CNE de Quito para presentar sus denuncias formales. En la oficina de información,  estos ciudadanos  recibieron instrucciones. Ellos deberán realizar una carta, dirigida a Domingo Paredes, presidente del CNE. Al documento tendrán que adjuntar su cédula de identidad y una captura de pantalla de su supuesta afiliación.

El otro camino es acudir a la Fiscalía y presentar la denuncia por falsificación de firma, un delito sancionado en el Código Penal. La denuncia se puede entregar al CNE junto con un formulario que ofrece esa entidad.

Hasta el mediodía de ayer, más de 15 personas se acercaron a la entidad a solicitar información, entre ellos Hernando Méndez, quien constó como afiliado al Partido Renovador Institucional Acción Nacional (Prian), junto con su esposa.
“En mi vida he soñado con adherirme a esos partidos políticos, menos al Prian; me molesta que se use mi nombre y mi firma para apoyar la reinscripción de un partido que jamás he apoyado”, señaló el ciudadano.

La respuesta que recibió por parte del CNE de presentar una denuncia formal en la Fiscalía no le convenció. “Deberían facilitarnos el proceso, no me parece bien que nos tengan de oficina en oficina, de dependencia en dependencia. Si la información salió del CNE, esta entidad debería solucionar esta irregularidad”.

La central telefónica del CNE también se abarrotó de llamadas. Más de 500 personas denunciaron adhesiones irregulares a ciertos partidos políticos, entre ellos Prian, Avanza, Concertación, Suma, Creo, Pachakutik, PSP y PAIS.

Extraoficialmente, este Diario conoció que el pleno del CNE no esperaba que las denuncias fueran masivas. Entre las soluciones que se barajan está canalizar las quejas ciudadanas a través de un formulario, que los ciudadanos podrían encontrar en la web del CNE, y automáticamente anular las firmas que ingresaron  al sistema sin el consentimiento ciudadano.

En este proceso se trabajaría en coordinación con la Fiscalía, con el objetivo de que se  investigue cada una de las firmas que fueron adulteradas y permitieron la reinscripción de las organizaciones políticas.  

El CNE estaría pensando realizar una depuración de la inscripción y reinscripción de los partidos y movimientos políticos, y en el caso de las organizaciones que ya fueron inscritas podrían presentar nuevas adhesiones hasta el 17 de agosto.

Ese día el CNE depurará el listado de partidos y movimientos que podrán participar en las elecciones de febrero de 2013. Pero este es un proceso que inició hace dos años. Las tiendas políticas para lograr el registro ante el CNE debieron presentar firmas de adhesión correspondientes al 1.5% del padrón electoral.

Es allí donde presumiblemente se encontraron los problemas. Los grupos políticos no siempre contaban con voluntarios, por lo que debieron contratar brigadistas. Ellos, para librarse del trabajo, habrían falsificado las rúbricas.

Otra tesis es que los partidos hayan comprado las bases de datos que ruedan en el sistema financiero, lo cual sería un delito mayor. Por último, hay políticos como Fabricio Correa y Fernando Balda, que culpan de la situación a una falla informática del CNE.

También hubo denuncias de ciudadanos que residen en el exterior, quienes manifestaron que presentarán el lunes sus quejas  a los consulados de cada país. La situación abre una serie de interrogantes. Lo primero es que el CNE tiene poco más de 15 días para depurar las firmas, entonces ¿será suficiente ese tiempo? El peor escenario se daría cuando la depuración ocasione que el grupo político pierda el registro y por ende su capacidad para participar en las elecciones.

El ex consejero del CNE, Fausto Caamacho, señaló que no hay norma legal que se aplique a este caso. Es claro en señalar que la institución lo único que  puede hacer es poner el caso en conocimiento de la Fiscalía para que inicie las investigaciones en donde presumiblemente se trabajaría en una acción penal por usurpación de identidad.

“Es una presunción; las acciones sobre las organizaciones políticas solo se podrían realizar si hipotéticamente, por ejemplo, comparecieran 50.000 personas y eso significa un número que sobrepasa o deja de cumplir con el requisito, pero no hay una norma establecida para el proceso y se debe estudiar cada caso”, reconoció.

Caamacho afirmó que  el CNE tendría que revisar los procedimientos institucionales que se establecieron de verificación y validación de las firmas y si se encuentra alguna falla podría volver a revisar cada uno de los listados. “Parece que algo ha fallado en el proceso de verificación”, dijo Caamacho, quien recuerda que junto a la ficha de afiliación de los movimientos debe constar la firma respectiva del afiliado y del adherente.

Y es que el CNE en reiteradas ocasiones se ha quejado por la falta de grafólogos que ayuden en la inspección de rúbricas. “La acción penal por usurpación de firma no debería ser en contra del CNE sino de la organización que se tomó el nombre del ciudadano”, señala el ex consejero, quien dijo que el organismo electoral recibió la información y la procesó. “En la parte inferior de cada formulario hay una firma de responsabilidad de quien asume que los actos de los movimientos le corresponden a la organización política”, finalizó Caamacho.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: